¿Alianza o Concertación?

Desde el año 2007, la oposición, o parte de ella, ha preferido la figura electoral de la Alianza para encarar las elecciones presidenciales. Así tenemos que: en el citado año la dupla fue Fernando Lugo-Federico Franco, luego, le sucedieron las siguientes alianzas: año 2013, Alianza Paraguay Alegre: Efraín Alegre y Rafael Filizzola (PLRA-PDP). En el 2018 la Alianza Ganar de Efraín Alegre-Leo Rubín (PLRA-FG). Sin embargo, para estas elecciones del 2023, la concertación, que establece otros procedimientos y mecanismos, es la preferida.

¿Cuáles son las diferencias entre ambas?

Nuestro derecho electoral contempla cuatro formas de participación en elecciones políticas, dos que son con estructura propia e individual, los partidos políticos y movimientos, además, por otra parte, establece las figuras de alianzas y concertaciones, que son el modo de participación conjunta entre dos o más agrupaciones políticas.

Entre las dos primeras citadas, la diferencia, según el Tribunal Superior de Justicia Electoral radica en:

“Los partidos politicos, se organizarán a nivel nacional, no siendo permitida la formación de partidos políticos regionales. No obstante, podrán formarse transitoriamente movimientos políticos regionales para la presentación de candidaturas a Gobernadores, Juntas Departamentales, Intendentes y Juntas Municipales.

Los Movimientos Políticos, desaparecen y deben cesar sus actividades administrativas y proselitistas, luego de los comicios que motivaron su creación.

Además de su duración, es preciso puntualizar una vez más, que los partidos políticos son permanentes mientras que los movimientos desaparecen terminados los comicios para los cuales fueron creados, otra diferencia se presenta a la hora de percibir el financiamiento público, los partidos políticos tienen derecho a percibir aportes y subsidios mientas que los movimientos políticos solo el subsidio electoral.”

Por otra parte, en cuanto a las alianzas y concertaciones, sostiene:

“La alianza es un “pacto político” entre dos o más partidos, normalmente de ideas afines que puede formarse antes o después de la celebración de las elecciones.

Sin embargo, la Concertación es una “organización político-electoral” creada en virtud de un acuerdo entre dos o más partidos o movimientos políticos reconocidos.

El termino Alianza está establecido en el Código Electoral Ley 834 en su Capítulo II “De las Alianzas”, en su artículo 40, el cual señala que los partidos políticos reconocidos podrán concertar alianzas transitorias para las elecciones nacionales, departamentales y municipales, para lo cual deberán solicitar de la Justicia Electoral el reconocimiento respetivo.

El citado acuerdo transitorio caduca, una vez que la Justicia Electoral declare el resultado de las elecciones que las hubiera motivado.

Sin embargo, la Concertación, mediante la Ley nº 3212 “Que amplía las disposiciones del Código Electoral y Crea la figura de las Concertaciones”, detalla que este tipo de acuerdo no solo son creados a fin de pugnar en elecciones generales y municipales, sino en la formación y administración de futuros gobiernos.”

Otras diferencias importantes que se podrían citar son:

En la alianza solo puede haber partidos políticos, no así movimientos. En la misma se requiere que previamente a la elección exista un acuerdo sobre los cargos que corresponderán a cada uno de los partidos miembro, es decir, un acuerdo previo que establezca las candidaturas que pertenecerán a cada partido y de esta manera cada organización política convoca a elecciones internas para los cargos que le corresponden en la distribución acordada. Por ejemplo, en el caso de la Alianza Patriótica para el Cambio, el Partido Liberal decidió ceder la presidencia, en ese caso a Fernando Lugo, y ocupar la vice presidencia con Federico Franco quien fue electo por sus correligionarios para ese puesto.

En la concertación, sin embargo, creada por la ley 3212/07, pueden integrar los partidos y movimientos políticos. Entre los requisitos para su formalización deberá contemplar el mecanismo de elaboración y contenido del padrón electoral a ser utilizado, así como la composición y designación de un tribunal electoral interno de la concertación, el cual elaborará el padrón electoral, organizará los comicios y será responsable de todo lo referente a las elecciones. Como dicta el artículo 1° de dicha ley: “Goza de autonomía administrativa y normativa para la gestión de sus intereses, dentro de los límites establecidos en la legislación electoral y el acuerdo respectivo.”

En palabras del politólogo Marcos Perez Talia: “La concertación tiende a abrir más los formatos de decisión. Es más difícil que un pacto político defina todo.  En una concertación cualquier movimiento o actor político puede presentarse, competir por los cargos en disputa y minimizar cualquier intento de las cúpulas partidarias de orientar su derrotero. Con el agregado de que la selección de los candidatos -en caso de que la modalidad sea votación interna- se decide con el padrón de todos los partidos integrantes de la concertación.

Además, la figura de la concertación puede contribuir con dotar de mayor gobernabilidad a un proyecto político colectivo (a diferencia del periodo 2008-2012). La concertación, según el Art. 1 de la ley 3212/07, goza de autonomía administrativa y normativa para la gestión de sus intereses. En ese sentido, la concertación brinda la oportunidad de regular de antemano las reglas de juego para las competencias internas y la gestión de sus recursos (método de selección de candidaturas, padrones, financiación, etc.), así como para lidiar con los conflictos internos que surjan entre sus partes.  La experiencia del gobierno Lugo-Franco constituye un aprendizaje sobre estas dinámicas y muestra importantes desafíos del espacio opositor. Por citar algunos, las formas de interlocución con la sociedad, el método de reparto de poder, el mecanismo interno de resolución de conflictos y la forma de decidir la sucesión presidencial.”

Estas son las alternativas electorales con que cuentan, tanto el Partido Colorado, como la oposición y demás actores políticos.

 

Artículo anteriorEl Cinismo Jurídico