Concertación para el 2023

 

La «Concertación» DE HECHO y la «Concertación» DE DERECHO.

Por Miguel Ángel Montaner. Presidente del Partido Demócrata Cristiano del Paraguay.

¡I PORÁ NDE CABAJU, PERO REJAVY LA NDE RAPE! (frase que en guaraní significa: Es muy lindo tu «caballo», pero erraste tu «camino»)

Es lo que se dice en el campo a quien, extraviado, se acerca a preguntar cómo llegar a algún destino.

La concertación, como acuerdo entre paraguayos, es un buen «caballo político», pero, pareciera que hemos equivocado el camino, la «secuencia» del c

 

ea, querida, consensuada, de hecho, para luego trasladarla a las fórmulas de una concertación de derecho.

El problema es el de siempre: el problema de abrir un tercer espacio político, sin ser absorbido por la real e indiscutible «fuerza de gravedad» del Partido Liberal, que mantiene una

 

«relación simbiótica», un romance «relación de «amor-odio» con el Partido Colorado.

 

 

El asunto es que los problemas políticos exigen soluciones políticas. No nos van a servir las soluciones morales; económicas; sociales, el problema es asegurar la representatividad de los dirigentes de los Partidos y Movimientos, la densidad de principios y valores contenidos; para reconocer la legitimidad de los liderazgos, y dentro del PLURALISMO DE LA CONCERTACION llegar al mayor acuerdo posible entre los normales desacuerdos, cual es consenso, que de ninguna manera significa, ni va a significar nunca, unanimidad.

Es cuestión de apuntar a una alternancia, no excluyente, de alta calidad.

I porá  vaerá ñande rapé… i porá  etereí la ÑANDE  CABAJÚ.

Artículo anteriorEL TRABAJO
Artículo siguienteMayo, mes de conmemoraciones nacionales.