Personas privadas de libertad formarán parte de una investigación de diagnóstico rápido de tuberculosis

Pacientes con tuberculosis de tres centros penitenciarios serán beneficiados con el proyecto de investigación, que busca validar el método diagnóstico “AeoNOSE”, un analizador de aliento portátil que diagnostica en menos de 15 minutos la tuberculosis, sin necesidad de tratamientos costosos e invasivos.

Se trata del proyecto de investigación “Detección de Tuberculosis con AeoNOSE y CAD4TB en cárceles paraguayas”, que se realizará en conjunto con la Radboud University, de Holanda.

El objetivo de este proyecto es que los pacientes con tuberculosis se beneficien y, que la incidencia de la enfermedad disminuya en consonancia con el propósito de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mediante una “Estrategia para el fin de la TB en el año 2035”. Las penitenciarías involucradas en la investigación serán Tacumbú, Buen Pastor y UPIE.

Las personas privadas de libertad interesadas en participar de la investigación recibirán una explicación del procedimiento y tendrán que firmar formulario de consentimiento. Luego pasarán a la primera estación médica, dónde se les medirá la talla y los signos vitales y se les tomará el peso.

Superada esta etapa, el paciente se dirigirá la segunda estación médica, dónde se le tomará una radiografía de tórax (CAD4TB); en la tercera estación, utilizarán el AeoNOSE, con la que solamente realizarán varias respiraciones profundas con la intención de que el aparato detecte signos sugerentes de tuberculosis.

En la quinta estación, el paciente participa de una consulta médica, en la que se le practica una evaluación completa, con énfasis al área neumológica. Finalmente, se le toman muestras de catarro para detección de la tuberculosis con los métodos convencionales.

A través del proyecto, se realizará el screening masivo de las personas privadas de libertad y personal penitenciario, permitiendo detectar la tuberculosis en minutos de manera a iniciar el tratamiento de manera inmediata.

Cabe mencionar que el proyecto se inició en el año 2014, con el liderazgo de la Dra. Cecile Magis, especialista en neumología del Hospital de Radboud, de Nijmegen (Holanda). La misma logró conformar una red de investigación, con médicos, bioquímicos, técnicos e investigadores de varios países como: Holanda, Portugal, España, Sudáfrica y Paraguay.