En contraste con la disminución de Covid-19, aumentan cuadros respiratorios en niños

El Hospital de Clínicas reporta un aumento significativo de cuadros respiratorios en pacientes pediátricos, aunque en las últimas semanas hubo una importante disminución de casos de coronavirus.

El Prof. Dr. Ricardo Iramain, jefe de Urgencias Pediátricas del Hospital de Clínicas, refirió que una de las enfermedades más frecuentes es la bronquiolitis. “Cuando hablamos de bronquiolitis estamos hablando de bebés lactantes menores de un año, y generalmente los padres acuden al consultorio tardíamente”, señaló.

Entre los signos de alarma en menores de 6 meses o 1 año de edad, resaltan la agitación en la respiración o juku’a, disminución del apetito y fiebre. Aunque especificó que los casos febriles bien pueden deberse a otros virus habituales de la temporada (de junio a septiembre).

Otro de los más frecuentes son los casos de gastroenteritis, es decir, diarrea aguda. El profesional lamentó que en la mayoría de las situaciones el niño acude al servicio bastante deshidratado.

“Entonces debemos aplicar tratamiento de hidratación parenteral, es decir, ponerle suero por la vena. Lo que intentamos hacer es una hidratación por vía oral antes que por vía intravenosa». El pediatra recomienda que ante tres o más deposiciones líquidas, sobre todos si son menores de entre 2 a 5 años, éstos deben ser llevados lo antes posible al centro asistencial más cercano, para una pronta atención. «Porque los niños pequeños son más propensos a deshidratarse rápidamente y en pocas horas, de ahí la importancia de la consulta precoz”.

Respecto a los casos de Covid-19 en pacientes pediátricos, el médico señaló que hay una disminución importante a nivel país. “Aunque no han desaparecido en su totalidad, ha mermado significativamente la cantidad de pacientes con el virus”, confirmó.

No obstante, manifestó continuar atentos y alertas ante un posible rebrote, esto teniendo en cuenta que hay países afectados por una tercera ola de Covid-19, y esta incidencia se da sobre todo, en personas que aún no están vacunadas y en niños menores de 12 años que no han sido inoculados.

Al tiempo de insistir en que la vacunación es la única manera de prevención para esta enfermedad. Refiriéndose específicamente sobre la vacuna estadounidense Pfizer, que es la recomendada para los infantes, y cuyo reporte arrojó resultados efectivos en cuanto a seguridad y eficacia de la vacuna, en niños menores de entre 6 y 12 años. «La vacunación de ese grupo etario podrá favorecer el regreso a clases presenciales para el año entrante».