La Unión Europea quiere imponer un cargador universal para los celulares

La Comisión Europea propone modificar la directiva sobre equipos radioeléctricos ante la falta de soluciones voluntarias de la industria. La reforma no solo permitirá reducir los costes económicos sino los desechos electrónicos y las emisiones de gases con efecto invernadero.

La Comisión Europea propuso imponer un cargador universal para teléfonos y dispositivos portátiles en un plazo de dos años, una iniciativa que encuentra la feroz oposición del gigante estadounidense Apple en defensa del mecanismo de conexión de su modelo iPhone.

Se trata de una agria batalla por un estándar industrial que respete el derecho de los consumidores y que se arrastra desde el año 2009, cuando comenzó la búsqueda de un formato unificado para teléfonos y dispositivos portátiles, como las tabletas.

«Los consumidores europeos ya han estado frustrados bastante tiempo con los cargadores incompatibles que se acumulan en sus cajones», dijo este jueves Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea, al lanzar la propuesta.

«Le hemos dado a la industria abundante tiempo para que llegue a soluciones propias, ahora llegó la hora de una acción legislativa por un cargador común», añadió.

La propuesta podrá tener un efecto transformador en la industria, ya que la Unión Europea (UE) representa un mercado de 450 millones de consumidores.

En la actualidad, la absoluta mayoría de los smartphones y tabletas utilizan tres puertos de carga: micro-USB, que tienen la mayoría de los teléfonos, el puerto USB-C, una conexión más reciente, y el sistema Lightning, de Apple.

La propia Apple comenzó tímidamente a utilizar el formato USB-C en algunos dispositivos, pero su producto estrella, el teléfono iPhone, utiliza un cargador con conexión específica.

De acuerdo con la UE, los consumidores europeos gastan anualmente unos 2 mil 400 millones de euros (2 mil 800 millones de dólares) en cargadores individuales.

Apple se opone

La UE había lanzado un proceso voluntario de convergencia a estándares industriales para este segmento en 2009, pero sostiene que Apple siempre se negó a sumarse.

Ese año, con la entonces popularización de los dispositivos portátiles, el mercado europeo se encontró sumergido en una abundancia de formatos y cargadores diferentes, todos incompatibles entre sí.

La propuesta presentada este jueves, que aún debería ser aprobada por el Parlamento Europeo y los países miembros del bloque, ofrece a los fabricantes un plazo de transición de 24 meses para alinearse.

En una nota, Apple señaló que la firma seguía «preocupada» por los efectos de la regulación.

«Seguimos preocupados porque una regulación estricta determinando un tipo único de conector frenará la innovación en lugar de impulsarla, y eso a su vez afectará a los consumidores en Europa y el resto del mundo», apuntó la firma.

Además, añadió Apple, el plazo de dos años podrá afectar a las empresas del sector al frenar la venta de los equipos ya existentes actualmente. En su visión, ello podría generar más «desperdicios tecnológicos».

El comisario europeo de Asuntos Internos, el francés Thierry Breton, sin embargo, no pareció este jueves muy impresionado con los argumentos de Apple, similares a otros ya usados previamente por la industria.

«Están siempre argumentando que la legislación de la UE es contraria a la innovación. No es contraria a la innovación; es en favor de los consumidores europeos. No es nada contra nadie», dijo Breton a periodistas.

De su lado, Chiara Gionavinnini, responsable de la Asociación Europea de Consumidores por la Estandarización (ANEC), indicó que la entidad «apoya la obligatoriedad de un cargador con conector universal (…) para todos los dispositivos portátiles».

La ANEC sugirió que la medida se extienda a los cargadores inalámbricos, que están comenzando a generalizarse en los modelos más actualizados de smartphones.

En tanto, el Partido Popular Europeo (PPE, mayoritario en el Parlamento Europeo), publicó un comunicado donde sugirió «eliminar los diferentes cargadores inútiles».