La quema de basuras, una práctica heredada que cuesta erradicar

Una de las peores costumbres paraguayas es la de quemar basuras, lo que puede derivar en temporadas de sequía en incendios forestales con enormes consecuencias. En el siglo pasado, esta práctica estaba permitida desde el punto de vista de la ley, lo que dejó como una costumbre muy difícil de desarraigar.

“Muchas veces nos preguntamos porque el paraguayo/a es propenso a quemar bosques, pastizales, residuos etc., y nos dimos cuenta que proviene de una actitud consuetudinaria en razón a que no se trata de una conducta maliciosa o por ignorancia, sino que hemos adoptado conductas que nuestros abuelos o padres nos trasladaron”, explica a Mayoría el abogado Humberto Ortíz Coronel, especialista en derecho ambiental.

Expone que anteriormente estaba vigente la ley 1248/31 CÓDIGO RURAL que hablaba de Quemazones de campo. Su artículo establece que todo propietario o poseedor de terreno, esté o no cultivado, puede hacer en él quemazones previa notificación a los linderos con veinticuatro horas de anticipación, para limpiarlos de yuyales, insectos o animales dañosos, o con cualquier objeto útil; pero por sobrevenir viento o cambiar el que hubiese o por cualquier causa inculpable o natural, el fuego se excediese a otra propiedad, está obligado a indemnizar los daños y perjuicios que produjese.

Lea más: La ley de prevención de incendios forestales es letra muerta

“Podemos observar que en 1931 la normativa protegía este tipo de eventos contra el medio ambiente y residuos sólidos, pero convengamos que en la época en que se elaboró la Ley el planeta gozaba de un ecosistema más saludable y no como en nuestros tiempos azotado por el calentamiento global y consumido por la deforestación reinante”, refiere.

Sostiene que otra variante respecto a la quema de pastizales y malezas es que algunos estudios sostienen que la quema regula el Ph (disponibilidad de nutrientes) y aporta material orgánico al suelo y otros simplemente lo hacen por una cuestión económica, es mas rentable quemar para tratar el suelo que pagar por un buen estudio.

En cuando a la normativa actual, esta práctica está regulada por la ley 3956/09 DE GESTION INTEGRAL DE LOS RESIDUOS SOLIDOS EN LA REPUBLICA DEL PARAGUAY. Su artículo 9º establece que competencia de los municipios, la protección del ambiente y la cooperación con el saneamiento ambiental, especialmente en lo referente al servicio de aseo urbano y domiciliario, comprendidas todas las fases de gestión integral de los residuos sólidos.

En tanto, el artículo 33 es claro en este aspecto, Se prohíbe la quema o incineración y la disposición de residuos sólidos a cielo abierto, en cursos de agua, en lagos o lagunas o en los lugares de disposición final que no sean rellenos sanitarios. Se prohíbe también la participación de menores de edad en cualquiera de las etapas de la gestión.

Por su parte, el Decreto Reglamentario Nº 7391/17 que reglamenta la ley 3956/09, sostiene en su artículo 102 que Queda prohibido por cualquier motivo: III Quemar a cielo abierto o en lugares no autorizados, cualquier tipo de residuos sólidos. La Ley 716/96 (que sanciona Delitos contra el Medio Ambiente), en su Artículo 12, establece que aquellos que depositen o incineren basuras u otros desperdicios de cualquier tipo, en las rutas, caminos o calles, cursos de agua o sus adyacencias, serán sancionados con multa de 100 (cien) a 1.000 (mil) jornales mínimos legales para actividades diversas no especificadas.

Finalmente la ley establece que cualquier tipo de materiales de residuos, llámese basuras, desechos, o como quieran denominarla, está prohibido quemar a cielo abierto. tampoco incinerar en condiciones técnicas no adecuadas sin la autorización de la autoridad de aplicación que es el Ministerio del Ambiente (Mades).