Paraguay ya puede retirar toda la energía que le pertenece de Yacyretá

Ayer se llevó a cabo la puesta en servicio comercial de la Línea Paraguaya N° 1 (LP1), una obra que completa la infraestructura necesaria que permite al Paraguay acceder a toda la energía producida por la usina binacional.

La adecuación de la línea LP1 representa la libre disponibilidad de la energía para el país, posibilitando una mayor confiabilidad y flexibilidad operativa en un 100%, lo cual permitirá que las industrias puedan crecer en el país mediante esta gran mejora que favorece la integración energética regional, según informaron desde la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).

En el acto de habilitación de estas obras de infraestructura eléctrica participaron ayer en Ayolas el presidente de la República, Mario Abdo Benítez; el gobernador de Misiones, Carlos Arrechea; el director de la EBY, Nicanor Duarte Frutos; el presidente de la ANDE, el ingeniero Félix Sosa; el director de Itaipú, Manuel María Cáceres; entre otros.

Se trata de la segunda adecuación luego de la LP2 de la infraestructura de salida para el lado paraguayo, que se concreta en el marco del plan estratégico del Gobierno en esta hidroeléctrica.

La adecuación oficializada habilita la libre disponibilidad de energía a la empresa estatal, así como la posibilidad de una interconexión sincronizada de 500 Kv de ambas centrales hidroeléctricas, Itaipú y Yacyretá.

“Ahora tenemos condiciones técnicas de gran capacidad”, afirmó durante el acto, el jefe del Departamento Técnico de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Leopoldo Melo, quien calificó la obra como una “verdadera reforma del sector eléctrico paraguayo”.

Afirmó que es el proyecto más emblemático que puede tener el Paraguay al cumplirse 27 años de la puesta de servicio comercial de la primera unidad.

En efecto, destacó que con esta adecuación el Paraguay contará con más energía eléctrica para lograr una mayor industrialización del país y, por ende, potenciar su crecimiento económico.

“La obra en sí tiene un gran mérito dada la complejidad y el riesgo que representa la misma, pero lo más valioso que posee la culminación de esta obra de infraestructura eléctrica es el alto impacto que tendrá en el sector eléctrico paraguayo, en el desarrollo socioeconómico y en la política energética del Gobierno”, exteriorizó Melo.

El alto funcionario de la EBY indicó igualmente que la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) desde hoy tiene a su disposición un sistema robusto, seguro y confiable, requisitos indispensables para la actualización y modernización que demanda el sistema eléctrico.

«El total de inversión en las dos líneas paraguayas tuvo un costo de 20 millones de dólares, y al disponer del Departamento Técnico y de recursos humanos de alto nivel, hemos ahorrado por lo menos unos 10 millones de dólares, es decir no hubo necesidad de contratar mano de obra extranjera; pero sí fue necesaria la supervisión de los especialistas japoneses por la gran experiencia tecnológica que poseen los mismos”, detalló el ingeniero de la EBY.

Melo subrayó que a partir de ahora se podrá ofrecer las condiciones para que más industrias puedan instalarse en el país, posibilitando la generación de una gran cantidad de empleos. “Estamos en condiciones de brindar seguridad y confiabilidad eléctrica”, subrayó.