Contraloría confirma sobrefacturación de más de G. 3.100 millones en la pasarela de Ñandutí

La Contraloría General de la República concluyó en su auditoría que la pasarela con diseño de ñandutí posee un incremento injustificado de G. 3.142 millones.

Mediante una segunda auditoría, la Contraloría buscó establecer cuál fue el costo real de la cuestionada infraestructura ubicada sobre la Autopista Ñu Guasu. El informe de 71 páginas concluyó en agosto, pero recién se dio a conocer ayer. El escrito confirmó las desprolijidades en la ejecución de la pasarela “ñandutí”, obra que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), cuyo titular es Arnoldo Wiens, adjudicó a la empresa Engineering, de Juan Andrés Campos Cervera, conocida como la “superproveedora” de este Gobierno.

La obra fue adjudicada por G. 12.437 millones pero se incrementó a G. 14.121 millones pero sin establecerse especificaciones técnicas para el efecto. El monto sobrefacturado es de 3.142.820.246 guaraníes, de acuerdo con la auditoría.

La Contraloría detectó que gran parte del aumento se dio para beneficiar a Engineering y solo un 3,6 % correspondía a los costos directos de la obra en cuestión.

Así también concluyó que el MOPC no incluyó detalles completos en su pliego de bases y condiciones, permitió que se ejecuten trabajos para las instalaciones eléctricas que incumplían con la norma paraguaya, no incluyó en el proyecto veredas peatonales para la circulación desde la autopista a las cabeceras de la pasarela, permitió hacer modificaciones sin mediar un convenio modificatorio, y no controló de manera efectiva la garantía de anticipo financiero y de las pólizas de seguro, ya que dejó vencer dicha póliza.

Hasta la fecha el Gobierno no se anima a inaugurar la “pasarela del ñandutí”, que tuvo un millonario presupuesto de 2 millones de dólares. Además de su costo, la obra fue muy cuestionada por su diseño y por el poco uso que tendrá.

Según Amílcar Troche, presidente del Centro Paraguayo de Ingenieros, una pasarela peatonal similar a la de la Autopista Ñu Guasu podría haber costado alrededor de 500.000 dólares y no 2 millones como fue presupuestada.

Una auditoría hecha por la propia institución de Arnoldo Wiens constató “una falta de planificación y previsibilidad” al momento de evaluar las condiciones para la viabilidad del proyecto licitado.

El informe señala que los ítems incorporados en los convenios modificatorios no fueron analizados íntegramente en cuanto a un análisis técnico de presupuestos y precios referenciales de manera a facilitar los controles y verificaciones posteriores.

Por su parte, la Contraloría General de la República también detectó en una primera auditoría varias irregularidades, como la fijación del precio referencial, el direccionamiento de la obra hacia la empresa adjudicada (porque en el pliego se establecían ciertos requisitos que solo esta firma cumplía), entre otros puntos.