La ley de prevención de incendios forestales es letra muerta

Hace más de una década fue sancionada la ley que controla y sanciona la quema de pastizales y basuras que luego derivan en incendios forestales, sin embargo, ésta sigue sin ser reglamentada y lo que es peor, la Unidad Especializada que se creó para el monitoreo, encabezada por la carrera de Ciencias Agrarias de la UNA, tampoco está conformada.

Se trata de la ley 4014/10 “De Prevención y Control de Incendios”, que establece las normas de prevención y control de incendio rurales, forestales, de vegetación y de interfase, explica a Mayoría Humberto Ortiz Coronel, Magister en Política, Gestión y Legislación Ambiental.

“Con esta ley queda prohibida la quema no controlada de pastizales, bosques, matorrales, barbechos, campos naturales, aserrín o cualquier otro cereal, de leguminosas o tipo de material orgánico inflamable que pudiera generar cualquiera de los incendios, establecido en el primer artículo”, refiere.

Otro de los puntos importantes de esta normativa es la autorización de un nuevo término, «Quema prescripta», que se define como la técnica de encendido efectuada bajo condiciones tales que permiten suponer que el fuego se mantendrá dentro de un área determinada.

El especialista agrega que mediante esta ley se creó la Unidad especializada “Red Paraguaya de Prevención, Monitoreo y Control de Incendios”, coordinada por la Universidad Nacional de Asunción (UNA), a través de la Facultad de Ciencias Agrarias (Carrera de Ingeniería Forestal) y la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Laboratorio de Investigaciones de Problemas Ambientales), con la concurrencia de instituciones públicas y privadas. (Art. 4°).

“Esta ley se encuentra inaplicable hasta la fecha en razón que la Red Paraguaya de Prevención, Monitoreo y Control de Incendios aún no definió los parámetros esenciales a los efectos de la aplicación de la Ley bajo formularios predeterminados donde concurra un viento inferior a una velocidad establecida, con una temperatura del aire máxima y una humedad relativa ambiente mínima determinada, como manifiesta in extenso el Art. 5° y los incisos correlativos para la prevención de incendios o quema prescripta”, alerta Ortiz Coronel.

Actualmente, esta instancia no cuenta con estructura orgánica, administrativa y mucho menos financiera, expone.

Dicha normativa nomina a los municipios como encargados de controlar y hacer cumplir esta ley, en coordinación con la Unidad Especializada de Prevención, Monitoreo y Control de Incendios, tal y como está establecido en los 3° y 5°, comenta, que, como lo mencionó anteriormente, no está en funcionamiento.

Irónicamente, el Artículo 10 establece que el Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley en un plazo no mayor a 3 (tres) meses de su promulgación, sin embargo, ya han pasado 11 años sin que la presente ley se haya reglamentado.