Aseguran que gastos de supermercado nunca fueron deducibles

El viceministro de Tributación, Óscar Orué, explicó que los gastos de alimentación nunca estuvieron contemplados en la Ley Tributaria y que desde el 2022 ya no se podrán deducir estos egresos.

Ante la polémica generada por el endurecimiento de los controles en cuanto a los gastos de supermercado que son incluidos en la deducción del IVA de prestadores de servicios personales o profesionales, el viceministro de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), Óscar Orué, señaló que no se está tratando de sacar más a los trabajadores, sino de ser equitativos con los que no son contribuyentes.

«Si una persona que no presta servicio de carácter personal o no tiene y tiene que pagar IVA, a ese se le está castigando porque él paga el IVA y no va a poder deducir por nada porque no es contribuyente. Sin embargo, el que es prestador de servicio sí va a poder deducir, es decir, hay una inequidad en ese sentido», explicó.

El viceministro comentó que los gastos de alimentos no se consideran relacionados al rubro de un contribuyente porque este es un gasto esencial del ser humano y no corresponde a un solo rubro.

«La naturaleza del impuesto es un impuesto al consumo, entonces vos seas o no profesional o personal prestador de servicio tenés que almorzar, es inherente a la naturaleza humana, es un gasto que tenés que pagar, nos guste o no, lastimosamente es así», expresó.

El secretario de Estado agregó que los límites de deducibilidad del IVA solo afectan única y exclusivamente a prestaciones de servicios personales o profesionales.

«Cuando alguien presta un servicio, el 10% no es de él, es del Estado, esa es la parte que no se interpreta. La normativa prevé que puedas deducir gastos inherentes a tus actividades como un beneficio. Hay que tener en cuenta la naturaleza del impuesto, el impuesto es un impuesto al consumo, todos los que nos vamos a consumir estamos pagando indirectamente el impuesto porque ya está incluido en el valor del precio que uno está pagando», precisó.

Orué mencionó que el 49% del total de todas las recaudaciones se dan a través del IVA y dijo que de unos 700.000 contribuyentes, solo el 14% paga el impuesto, mientras que el resto los deduce por completo.

El subsecretario afirmó que el control de esta ley está vigente desde 1991 y se está beneficiando a la gente que sí cumple correctamente con su impuesto y a aquellos contadores que cumplen objetivamente su trabajo. «Acá no es que se le quiere apretar, que se le quiere sacar más al que está pagando», sostuvo.

Además, a su parecer, la ley sí está bien planteada ya que el pago al consumo, se trabaje o no, se tiene que hacer.

Sobre la hipótesis de que al no poder incluirse los gastos de supermercado en la deducción del IVA se volverá a la informalidad, Orué indicó que las facturas de supermercados o compras particulares sirven para el Impuesto a la Renta Personal (IRP), en el que detalló que se encuentran inscriptos unos 210.000 contribuyentes.