Impresoras 3D: La NASA estudia técnicas para construir en la Luna

La NASA dio un paso más hacia la construcción de futuras colonias humanas en la Luna y Marte. La impresora 3D de Redwire será la primera en emplear el polvo lunar y regolito del planeta rojo para que los astronautas fabriquen sus propias herramientas y estructuras.

Durante la última misión de reabastecimiento la Agencia Espacial de Estados Unidos incluyó una impresora 3D que usa polvo lunar para fabricar materiales sólidos. 

Se trata de una máquina destinada a demostrar que el regolito de (es decir, tierra suelta o roca) en la Luna y superficies extraterrestres similares podría servir para construir complejos de habitabilidad en otros mundos, sin necesidad de llevar los materiales o construcciones prefabricadas.

La nave espacial Cygnus, desarrollada por la compañía aeroespacial estadounidense Northrop Grumman, entregó el sistema de impresión que está diseñado para revolucionar las futuras misiones a la Luna al permitir la creación de equipos en el propio cuerpo celeste, en lugar de tener que hacer volar continuamente cagas pesadas y costosas.

El proyecto Redwire Regolith Print (RRP) funcionará en conjunto con un sistema de impresora existente (ManD) para probar la impresión 3D de regolito simulado. “El demostrador de impresión 3D, desarrollada por Redwire, utilizará un simulante de regolito lunar con propiedades físicas y composición química similar a la del suelo lunar”, explicó el científico Howie Schulman, líder del proyecto para la misión Redwire Regolith Print. El simulante es un polvo gris fino, que se combinará con un aglutinante termoplástico para crear la materia prima para el experimento de impresión 3D.

El experimento, desarrollado en asociación con el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA, utilizará la Instalación de Fabricación Aditiva operada comercialmente por Redwire en la estación espacial. Es la primera vez que se utiliza material diseñado para imitar el suelo lunar para la impresión 3D en el espacio.

Hasta ahora el polvo lunar, que técnicamente se conoce como regolito, ha sido siempre un incordio. Tal vez perjudicial para la salud de los astronautas y sin duda fatal para los dispositivos que son obstruidos por este “polvo de estrellas”. Pero desde hace un tiempo las agencias espaciales trabajan en darle alguna utilidad. Para ello han probado un sistema llamado Moonrise que, sin pesar más de tres kilos, puede derretir materiales lunares con un láser para utilizarlo de materia prima.

La impresora 3D ya ha sido probada en Tierra con material simulado, extremadamente parecido al regolito lunar. Ahora le toca probar su uso en el entorno de microgravedad de la estación espacial. La tripulación de la EEI evaluará la resistencia del material resultante para ver si puede soportar las duras condiciones que imperan más allá de la Tierra y su atmósfera protectora. Luego, las muestras de material impresas durante la demostración técnica se devolverán a la Tierra para su análisis final.

Si todo va bien, RRP podría llevar a los colonos a imprimir sus hábitats a pedido y reducir el volumen de suministros de construcción a la Luna y Marte. Los científicos han imaginado hábitats basados en el suelo durante años, pero esta prueba es relativamente realista: es un intento de imprimir el suelo en 3D con menor gravedad. Si bien todavía habrá mucho trabajo por hacer, los objetivos a largo plazo para Artemis y las futuras misiones a Marte pueden ser mucho más alcanzables.