Población desocupada y subocupada aumentó en segundo trimestre de este año

El desempleo aumentó nuevamente en este segundo trimestre de este año a causa de la crisis económica que desató la pandemia del Covid-19.

Durante el segundo trimestre de este año las personas clasificadas como desocupadas fueron alrededor de 318.984, de las cuales cerca de 141.865 fueron hombres y 177.119 mujeres, de acuerdo con los datos de la Encuesta Permanente de Hogares Continua que el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer.

Fotografía: Agencia IP.

De esta forma se ratifica la tendencia de que el desempleo está más acentuado en las mujeres. Esa realidad afecta a aquellas personas que en el momento de la encuesta estaban en busca activa de un trabajo u ocupación.

Estos datos muestran que la tan anunciada reactivación económica anunciada por el Gobierno todavía está muy distante para muchos compatriotas, al menos esto se notó en la primera parte del año. En términos absolutos se reportaron 13.000 desempleados más con relación al trimestre anterior y 62.000 más comparado al mismo periodo del año pasado, que fue considerado el más crítico debido a la cuarentena estricta entre abril y junio del 2020.

Según el especialista en el ámbito laboral Enrique López, «para que la gente entienda cómo nos golpeó la pandemia nuestra tasa de desempleo históricamente, en 15 años, es de 5,6% eso pasó a 8,6%. Históricamente tuvimos alrededor de 200.000 desempleados, ahora pasamos a más de 300.000», explicó.

En cuanto a la población subocupada, en los primeros tres meses de este año eran 205.194 personas y luego de marzo subió a 267.331. «Tenemos más de 62.000 personas que tuvieron algo de changa, pero que no puede vivir con esos ingresos», lamentó.

López dijo que la disminución de empleos se debió a la última cuarentena en Semana Santa y las amenazas de volver a un confinamiento total a raíz de la segunda ola de la pandemia. Pero que este panorama se vuelva alentador para este trimestre con el avance de la vacunación, producto de la donaciones de Estados Unidos.

Otro punto que destacó es que en el sector público se dieron de baja a 200 empleados en los últimos tres meses, al respecto, mencionó que los más afectados son trabajadores de blanco con contratos trimestrales que al bajar la ocupación de internados en los hospitales ya no se les renovó el contrato.

En el sector privado, la disminución de empleados fue mayor, de 1.336.952 contratados pasó a 1.263.977. En otra tabla de comparaciones, López mostró que en el sector privado de tenerse 186.264 empleadores independientes para el segundo trimestre disminuyeron a 123.445, lo que significa que estos negocios familiares cerraron.

Asimismo, alertó que existen unas 40.000 personas, principalmente jóvenes, que se dieron por vencidos en la búsqueda de trabajo.

«Lo que más cuesta en el Paraguay es el empleo joven, de 18 a 19 años, nuestra alerta principal acá es que, además de costar, en un último informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) sobre el primer empleo, de cada 10 jóvenes que consiguen su primer empleo, 8 se da en el sector informal. O sea que aparte de que cuesta conseguir, el inicio de la vida laboral de un joven es en la informalidad», señaló.

Agregó que otro dato alarmante es el aumento del endeudamiento de la población. Sin bien comentó que en el Banco Central del Paraguay solo se tiene un 35% de la mora, lo que hace percibir que no hay endeudamiento, la realidad es que la población recurre a empresas de crédito, casas comerciales y cooperativas, entre otros.

«De cada 10 paraguayos ocupados 3 están con operaciones morosas, es decir un 30%. Le sumó otro dato nuestro, de cada 10 personas que buscan trabajo, 6 tienen una operación morosa», mencionó.