El dióxido de cloro no previene el Covid-19 y apeligra la salud, advierten infectólogos

Luego de que la Cámara de Diputados postergara el tratamiento del proyecto de autorización de consumo de dióxido de cloro para "prevenir el Covid-19", la Sociedad Paraguaya de Infectología informó que no existen evidencias científicas que avalen el tratamiento y advirtió sobre su uso.

La Sociedad Paraguaya de Infectología no recomienda tomar productos que contengan dióxido de cloro, clorito de sodio, hipoclorito de sodio o derivados, por vía oral o parenteral en pacientes con sospecha o diagnóstico de Covid-19 debido a que no hay evidencia sobre su eficacia.

Profesionales infectólogos advirtieron a la población sobre el uso del dióxido de cloro en el tratamiento o prevención del Covid-19, advirtiendo que podría acarrear graves consecuencias a la salud de la persona que lo consuma. Instan a las autoridades a reaccionar ante la situación.

«La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA) ha advertido previamente a los consumidores que no compren o tomen productos de dióxido de cloro que se venden en la línea como tratamientos médicos, ya que la agencia no tiene conocimiento de ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia y presentan riesgos considerables a la salud de los pacientes», señala el gremio en un comunicado.

Los infectólogos explican, en el documento, que la ingesta de estos preparados de dióxido de cloro y/o clorito de sodio pueden provocar cuadros digestivos severos con la presencia de úlceras orales, náuseas, vómitos y diarreas, trastornos, hematológico graves, cardiovasculares y renales, entre otros.

Asimismo, su inhalación a través de nebulizaciones implicaría riesgo de broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis. En contacto con la piel puede producir quemaduras y lesiones oculares al contacto con los ojos.

«El clorito de sodio y el dióxido de cloro son los ingredientes activos de desinfectantes y tienen usos industriales adicionales, como blanqueadores en la fabricación de papel y fibras textiles. No están destinados a ser consumidos por las personas», recalca el escrito.

«Alertamos a la población sobre la ingesta e inhalación de estos productos, que se pueden poner en peligro su salud y a la vez retrasar una consulta médica oportuna, sumado a que ni el dióxido de cloro o sus derivados han demostrado ser seguros o eficaces para tratar ninguna enfermedad, incluida Covid-19», insiste la Sociedad de Infectología.

Aclara que esta medicación no tiene respaldo científico y no está autorizada por los entes de regulación nacional e internacional, ni respaldada por las sociedades científicas nacionales e internacionales para la prevención ni el tratamiento de ninguna enfermedad.

Asimismo, los especialistas instan a la autoridades sanitarias a vigilar la promoción de productos con supuestas propiedades terapéuticas para el Covid-19 y para otras enfermedades con el fin de accionar como corresponde.

El mito sobre los beneficios del dióxido de cloro para prevenir el coronavirus se extendió en diversos países de América Latina e incluso en nuestro país el diputado por Alto Paraná, Jorge Brítez, presentó un proyecto de ley para aprobar la elaboración, comercialización, suministro y uso consentido de la solución de dióxido de cloro (SDC), como prevención y tratamiento del Covid.

El legislador defendió la idea diciendo que «dos moléculas de oxígeno y una de cloro ayudan a eliminar las toxinas que tenemos, somos 70% de líquido, de agua, y esto ayuda a una limpieza general». El proyecto fue postergado por 15 días.