Concurso de relatos «¿Dónde estás ahora, Kuñataî?» cierra convocatoria este agosto

El concurso de relatos organizado por el Centro Cultural de la República El Cabildo y la Fundación Demetrio Ortiz, busca mantener viva la emblemática obra a través de otros artistas. La convocatoria sigue abierta hasta el próximo 30 de agosto.

Las obras deben tener como premisa la guarania Recuerdo de Ypacaraí, de Zulema de Mirkin y Demetrio Ortiz, haciendo referencia a ese encuentro casual entre el autor de la canción y la mujer de San Bernardino, en el lago azul.

Podrán participar con un solo texto de no más de cinco carillas, todas las personas, mayores de edad, paraguayas y extranjeras con residencia en el país. Los escritos deben ser originales, inéditos y no haber sido premiados ni seleccionados en ningún otro concurso literario.

Las obras postulantes deben ser enviadas al correo: concursoscabildo@gmail.com desde un correo creado con el seudónimo del autor.

El escrito debe ir adjunto al email en formato PDF, y el asunto y el nombre del archivo deben corresponder al nombre de la obra y el seudónimo. Toda comunicación con los participantes será solo a través del correo.

Premios 

El ganador del primer puesto se llevará G. 3.000.000, la publicación del relato por Editorial Servilibro y una colección de libros de las Ediciones del Cabildo. El segundo premio consiste en una estadía de dos noches, para dos personas en el Hotel del Lago de San Bernardino, la publicación del relato y una colección de libros. El tercer premio será la publicación del relato por Editorial Servilibro y una colección de libros de las ediciones del Cabildo.

Recuerdos de Ypacaraí 

La canción habla acerca de la experiencia de Demetrio Ortiz con una joven que pasó frente al Hotel del Lago de San Bernardino y con quien mantuvo una entretenida conversación y compartió viejas melodías en guaraní. Demetrio y la joven planearon seguir viéndose, pero se desató la contienda civil de 1947.

De esta forma nació Recuerdos de Ypacaraí. Dos años después, Zulema de Mirkin le adaptó la letra.