OMS exige a países ricos suspender plan de tercera dosis y donar vacunas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) exigió hoy a los países más desarrollados suspender sus planes de aplicar una tercera dosis a su población y donar esas vacunas a los países más pobres, con el fin de combatir el avance de la variante Delta del coronavirus a nivel mundial.

La suspensión de esta inoculación de refuerzo tendría que durar “al menos hasta finales de septiembre”, para de este modo “permitir así la inmunización de al menos el 10% de la población de cada país del mundo», afirmaron desde el organismo mundial.

“Necesitamos cambiar las cosas urgentemente: que la mayoría de vacunas dejen de ir a los países ricos para que vayan a los pobres», dijo en conferencia de prensa el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Señaló que la suspensión de esta inoculación de refuerzo tendría que durar “al menos hasta finales de septiembre” para de este modo “permitir así la inmunización de al menos el 10% de la población de cada país del mundo”.

La desigualdad que rige actualmente en la distribución de los biológicos, hace que en los países de ingresos bajos solamente se haya administrado 1,5 dosis cada 100 personas, mientras esa cifra sube a cerca de 100 dosis cada 100 habitantes en los ricos.

Puesto de otra forma, mientras Europa tiene vacunada a más de la mitad de su población y Estados Unidos a cerca del 70%, solo el 2% de los habitantes de África tienen la pauta de vacunación completa y el 5% recibieron una dosis.

Es que muchos de los países que avanzaron de forma acelerada con su campaña de inmunización ya están pensando en administrar una tercera dosis a toda su población o a un sector, principalmente ante el avance de la variante Delta, considerada más contagiosa.

Mientras tanto y aprovechando el incremento de la demanda, tanto Pfizer como Moderna, los dos laboratorios que ofrecen las vacunas que usan la tecnología de ARN mensajero y que fueron autorizadas en varios países para niños y jóvenes, subieron los precios por dosis, de acuerdo a lo publicado esta semana por el diario Financial Times.

El precio de una dosis de Pfizer pasó de los 15,50 a 19,50 euros y el de Moderna se incrementó de 19 euros a 21,40 euros, de acuerdo a contratos con la UE firmados este año que garantiza la provisión de fármacos hasta 2023.