Miki Napout: “No creí que la música iba a ser tan importante en mi vida”

Actualmente Miki es conocido por integrar Villagrán Bolaños, pero pocos conocen su faceta de solista y muchos menos aún sus inicios en el mundo de la música. A pesar de haber empezado como un pasatiempo, durante su recorrido se codeó con la élite del rock y el pop nacional y ahora está listo para volver a los escenarios con su guitarra.

Sus inicios en el mundo de la música se dieron en la época de colegio, con una conexión que incluso aún no sospechaba que sería determinante en su vida. Recuerda que su aventura musical comenzó en el 5to. Curso – cuando la secundaria tenía aún ese formato – más o menos en el año 2.000, con la banda Hernia. “Tenía un nombre muy jodido, muy violento”, recuerda, sin embargo, dice que sus canciones eran muy tranquilas.

“En esa época, lo máximo eran los intercolegiales de música y los intercolegiales deportivos, que incluían conciertos. Tocábamos mucho en ese momento”, rememora.

A la par de Hernia, prestaba su voz en los coros de La Sociedad, que posteriormente dio origen al grupo Kchiporros, otra de las renombradas bandas del escenario local.

“Todavía no era un proyecto dedicarme a la música, era algo que me gustaba. Cuando terminó el colegio, pensé que ya no iba a pasar algo más con la música, no creí que iba a ser tan importante en mi vida”, exclama.

Una vez terminado el colegio, Miki escogió la carrera Ciencias de la Comunicación, donde coincidió con otro muy conocido de la música local, Guille Preda, quien en aquel entonces aún no era DJ como se lo conoce ahora, sino que integraba una banda de metal. “Guille era bajista de la banda Nébula y estaban armando un nuevo grupo, entonces me propusieron ser de lo la nueva agrupación que se llamó Eterna”, recuerda.

Eterna llegó a ser bastante popular y reconoce que el impulso de Flou, grupo nacional que los apadrinó, fue bastante importante para alcanzar el éxito. Eterna subió a los escenarios de entre 2004 al 2009 incluso llegaron a lanzar un EP (un compilado de canciones por sus siglas en inglés) que actualmente se puede encontrar en plataformas digitales.

Sin embargo, Eterna finalmente se disolvió cuando se preparaban para grabar el disco, ya que la mayoría de sus integrantes estaba al frente de compromisos personales que no les permitiría dedicarse de lleno al grupo.

Miki recuerda que el productor de ese disco iba a ser Rodrigo “Afi” Ferreiro, integrante de Paiko, quien ya lo conocía bastante bien y al truncarse el disco de Eterna, Miki le habla sobre sus canciones propias. “eran unas 20 canciones y Afi me dijo que si teníamos 7 que funcionaban bien, así como estaban, le producirían su disco en solitario”, fue así como nació Silla Cable / Campo / Tereré.

Recuerda que para este disco recibió la ayuda de muy buenos amigos suyos, también grandes protagonistas de la música nacional, como Julio Troche (Kchiporros), a quien conoce desde la escuela, y Diego Serafini, productor e integrante de Gaia. “Son quienes más me empujaron con este disco y se los agradezco siempre”, exclama.

Silla Cable / Campo / Tereré ve la luz en 2010 y así Miki empieza a abrirse camino en los escenarios locales y haciéndose de fans con la venta de sus discos.

El álbum tiene 11 canciones y son un verdadero deleite musical, con letras que encajan a la perfección acompañados de la armonía de su guitarra, instrumento que lo acompaña desde sus inicios.

Isla Urbana, Historias y Día Especial son sus favoritos, confiesa. El álbum se encuentra disponible en plataformas digitales, como Spotify.

Ya sumergido en el mundo de la música, como solista, durante una noche de peña se reúne con un grupo de amigos, como Mauri Román, Miky González, Karim Manzur, entre otros, donde finalmente nace Villagrán Bolaños, una de las bandas nacionales más importantes de la última década, donde Miki hace guitarra y coros.

Aprovechando la popularidad ya instalada de Miki en los escenarios, su nueva banda hace de telonero en uno de sus conciertos en el año 2012, una noche que recuerda con especial atención, ya que tuvo que tocar dos veces, en la banda y luego en solitario.

“De ahí en adelante no paró más Villagrán Bolaños, se convirtió en esa cosa grandota que es hoy”, comenta emocionado.

Tras disfrutar las mieles del éxito de VB, Miki ahora planea volver a retomar su carrera como solista y admite que nunca dejó de componer ni escribir canciones durante todo este tiempo.

Espera poder tener listo un puñado de nuevos temas este mismo año y si se dan los tiempos, le gustaría poder lanzarlos en los próximos meses, con un aptito enorme por volver al ruedo en solitario, tal y como lo hizo al lanzar su primer disco.