Argentina: Las clases presenciales vuelven a la Provincia de Buenos Aires

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció que a partir del lunes 2 de agosto, tras el receso invernal, toda la provincia de Buenos Aires vuelve a las clases presenciales.

En rueda de prensa en la casa de Gobierno bonaerense, Kicillof precisó que desde el lunes retornarán las clases en las aulas de los colegios estatales y privados en los tres niveles “pero con protocolos”.

Así, un total de 4.150.000 alumnos que cursan sus estudios en un total de 16 mil establecimientos regresarán a clases presenciales “cuidadas” en contexto de pandemia.

Es que hasta el comienzo de las vacaciones, todos los distritos, menos los que estaban en fase 2, tenían presencialidad escolar.

Como esa fase dejó de estar activa desde hoy, porque ya no hay municipios en situación de alarma sanitaria, un total de 13 ciudades ingresan en etapa 3, donde las clases se dictan en los colegios. De esa manera, los 65 municipios de fase 3 y los 70 de fase 4 tendrán clases presenciales.

El regreso a las aulas se dará en el marco del Plan Jurisdiccional para un Regreso Seguro a las Clases presenciales, acordado con gremios y el resto de la comunidad educativa el año pasado.

“La pandemia no terminó y aún no conocemos las secuelas de la enfermedad. Lo mejor es no contagiarse”, expuso y agregó que en la provincia de Buenos Aires “primaron la solidaridad y la responsabilidad del pueblo que apostó mayoritariamente a cuidarse”.

Las clases en la provincia de Buenos Aires se dictarán, nuevamente, mediante el sistema de rotación presencial semanal. Es decir, una semana concurre al establecimiento la mitad de un curso y estudiarán desde sus casas la semana siguiente.

Entre las pautas generales de cuidado, se encuentran el uso obligatorio de tapabocas para estudiantes, docentes y auxiliares; la distancia social entre estudiantes y docentes, de al menos de un metro y medio entre estudiantes y de dos metros del docente en el aula, y de otros dos metros en espacios comunes.

También contempla la higiene frecuente de manos (al menos cada 90 minutos), el control de temperatura al ingreso del establecimiento (máximo 37,4º C), la ventilación de los ambientes (al menos cada 90 minutos) y el mantenimiento de las puertas y ventanas siempre abiertas.

La organización de los ingresos y egresos de las escuelas se realiza en horarios escalonados que eviten la concentración de personas como pautar 15 minutos de diferencia entre los horarios de salida y entrada de los grupos de estudiantes.

Fuente: Télam.