Cuba: Protestas, crisis económica y el impacto de covid-19

El gobierno de Cuba anunció una medida excepcional para hacer frente a la escasez y el malestar social que desembocó en inéditas protestas en toda la isla desde el pasado domingo.

Cuba vivió una serie de insólitas protestas contra el gobierno el pasado domingo. También han circulado en internet videos que muestran escenas de violencia policial y parapolicial, pese a que el gobierno niega que se ejerciera represión sobre los manifestantes.

Fotografía: Getty Images.

Así, en los últimos meses se ha visto una creciente escasez de alimentos, productos de aseo y medicinas.

Además, con la reducción del número de vuelos, la cantidad de artículos portados desde el extranjero por particulares también ha caído drásticamente.

Tras eso, el gobierno de Cuba anunció una medida excepcional para hacer frente a la escasez y el malestar social que desembocó en inéditas protestas en toda la isla desde el pasado domingo.

A partir del próximo lunes, los viajeros que lleguen al país podrán llevar comida, productos de aseo y medicamentos sin límites, según informó este miércoles el primer ministro, Manuel Marrero, en el programa Mesa Redonda de la televisión local.

«Autorizar excepcionalmente y con carácter temporal la importación vía pasajero con equipaje acompañante, alimentos, aseo y medicamentos sin límite de valor de importación y libre de pago de aranceles», señaló Marrero.

Fotografía: Getty Images.

La medida excepcional, aprobada de urgencia con una resolución del Ministerio de Finanzas y Precios, se mantendrá al menos hasta el 31 de diciembre, precisó el número dos del ejecutivo presidido por Miguel Díaz-Canel.

Aranceles a la importación

La legislación vigente en Cuba sobre la importación de equipaje consiste en un complejo sistema de puntos y límites de peso que establece aranceles a los excesos de artículos traídos por los viajeros.

En el caso de los medicamentos, se permite introducir en el país hasta 10 kilogramos.

Desde el lunes se eliminarán todas esas restricciones en los puntos de entrada a Cuba excepto en los aeropuertos de Cayo Coco y Varadero, detalló el primer ministro.

Fotografía: Getty Images.

Se prevé que el efecto de esta medida sea limitado, al menos a corto plazo, ya que debido a la pandemia los vuelos internacionales se encuentran reducidos al mínimo.

El anuncio fue recibido con escepticismo y recelo por parte de los críticos del gobierno cubano.

La disidente Yoani Sánchez escribió: «No, no queremos migajas. Queremos libertad. La sangre no se derramó en las calles cubanas para poder importar unas maletas de más. La mayoría de los heridos o detenidos ni siquiera tiene a nadie que le traiga algo en su equipaje».

En esa misma línea se expresaron otras personas que subrayaron que, además de alimentos y medicinas, «los cubanos quieren libertad».

Precisamente la escasez de productos básicos, unida a los continuos cortes de luz, fue lo que empujó a los vecinos de San Antonio de los Baños (30 km al este de La Habana) a tomar las calles para pedir el cambio, lo que espoleó protestas similares en decenas de localidades de toda Cuba, con numerosos enfrentamientos y detenciones.

Las protestas dejaron numerosos detenidos, de los que no existen cifras oficiales, pero que organizaciones internacionales y listados que circulan en las redes sociales cifran en más de 100.