Gobernación de Central se salva de la intervención

La Junta Departamental de Central decidió la no intervención de la Gobernación, a cargo del colorado Hugo Javier González, a pesar de las numerosas denuncias, sobre facturas clonadas y sobrefacturación.

Este miércoles la Junta Departamental de Central decidió rechazar el pedido de intervención a la Gobernación, a cargo del colorado Hugo Javier, a pesar del escándalo de supuestas facturas irregulares en la rendición de cuentas detectadas por organismos de control. 

De ese total, fueron 10 los concejales colorados que respaldaron a Hugo Javier y a ellos se sumó el liberal Mario Alvarenga, actual presidente de la Junta Departamental. Para aprobar el pedido de intervención se necesitaba de 11 votos, de 21 concejales que integran la Junta.

Tanto la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) como la Secretaría Anticorrupción (Senac) presentaron una denuncia contra la Gobernación por lesión de confianza, producción de documentos no auténticos y declaración falsa.

Al respecto, el concejal liberal Adrián Billy Vaesken manifestó que seguirán insistiendo y que ahora todo queda en manos de la Fiscalía y la Contraloría General.

«Es una pena, ganó la impunidad, pero vamos a seguir instando a los organismos de poder. Esto ahora está en manos de la Fiscalía y la Contraloría, esperemos que hagan su trabajo», aseveró al término de la sesión extraordinaria.

«Vamos a seguir instando y peleando para que se establezca el orden administrativo en Central y que la plata que fue desviada se devuelva y llegue a los que sufrieron los embates de esta pandemia», sentenció el edil del PLRA.

El Gobierno departamental recibió G. 6.382 millones (USD 1 millón) del fondo de la Ley de Emergencia para financiar proyectos de reactivación, de los cuales G. 5.105 millones (USD 800.000) fueron entregados a la fundación Centro Integral de Apoyo Profesional (CIAP) para la ejecución en obras viales y de mejoramiento de espacios públicos.

Pero, en la rendición de cuentas aparecieron facturas clonadas, aparentemente obras fantasmas y obras no realizadas. Todo salió a luz tras la publicación de la rendición de cuentas de la Gobernación sobre los fondos Covid y la averiguación de los datos por parte de dos concejales liberales.