Una copia sellada de ‘Super Mario 64’ fue rematada en 1,56 millones de dólares

Un cartucho sellado del legendario Super Mario para la consola Nintendo 64 se vendió por 1,56 millones de dólares, un nuevo récord para un videojuego, según informó la casa de subastas estadounidense Heritage Auctions.

“Es el primer juego que se subasta en más de un millón de dólares”, dijo Eric Bradley, portavoz de la compañía con sede en Dallas, Texas. La casa de subastas ya había establecido un primer récord este viernes, cuando un cartucho para las viejas consolas Nintendo NES de The Legend of Zelda se remató en 870.000 dólares.

Este cartucho de Super Mario 64 data de 1996 y utiliza 3D por primera vez. “Es la única copia conocida que recibió una puntuación de 9,8 A ++ de la empresa experta en videojuegos Wata, que evalúa el estado de los cartuchos”, dijo Bradley, al especificar que esta puntuación fue “la más alta que podría recibir un videojuego retro”.

Mario, un plomero hiperactivo con bigote y gorra roja, es uno de los mayores héroes de la historia de los videojuegos y contribuyó al éxito mundial de Nintendo. Apareció en 1981 como el personaje de Jumpman en el juego Donkey Kong, fue rebautizado como Mario en 1985 y tuvo muchas aventuras, con su hermano Luigi o al volante de un kart.

Desde hace varios años los videojuegos retro disfrutan de un éxito creciente entre los jugadores nostálgicos. En abril pasado, un cartucho de videojuego Super Mario Bros. de 1986 para Nintendo NES se vendió por 660.000 dólares en una subasta, siempre en la casa de remates Heritage Auctions.

Super Mario 64 es el juego para Nintendo 64 más exitoso en la historia, y fue el primero en presentar jugabilidad en 3D. Además introdujo elementos que posteriormente se convirtieron en estándares para títulos de este tipo; tal fue el caso del sistema de cámaras dinámico, que otorga gran libertad a los jugadores.

No se ha revelado la identidad del comprador que ha invertido tal suma de dinero en el juego, pero asumimos que se trata de uno de los fans más acérrimos del fontanero.