La Pandemia en su impacto vial: Ampliación de la Ruta PY02, en el Km 63 y su afectación al Tótem de los mitos

Actualmente con las modificaciones de la importante vía que une Asunción con el este del país, se afectaría al icónico tótem de los mitos.

La Ruta PY02, la duplicación de la vía, denominada en sus inicios como Ruta N° 2 – Mariscal José Félix Estigarribia, se da casi 80 años después y es considerada una de las más importantes del país, por ser la misma una vía de conexión con centros de importante desarrollo económico del interior del país como también con las ciudades fronterizas del Brasil.

Los primeros tramos fueron hasta Ypacaraí y luego hasta la ciudad de Eusebio Ayala, desde esta ciudad se reemplazó la capa asfáltica por el de pedregullo. En 1961, se recibe otro crédito de 7.000.000 de dólares, parte del crédito sirvió para continuar con el asfalto hasta la ciudad de Cnel. Oviedo.

En la actualidad, los trabajos de duplicación de vías se encuentran muy avanzados en la zona este de la Ciudad de Eusebio Ayala, que une con Itacurubí de la Cordillera.

De acuerdo a la visión del promotor cultural y docente Papu Almide Alcaraz, lo que se requeriría, más bien, es un ajuste o modificación en el proyecto inicial, logrando de esta manera no interferir con ninguna edificación como ocurriría con el Tótem, orientando la ampliación al otro lado de la ruta, donde se encuentra un extenso campo.

En el tramo citado se vieron otros impactos en cuanto a lo ambiental, como en las nacientes de aguas del Yhaguy, donde los pobladores han realizado diferentes manifestaciones, logrando la reprogramación de los tramos para no afectar las nacientes “Ykuá”.

El Tótem de la Cordillera

Situado en la ciudad de Piribebuy, una de las ciudades del tercer departamento de La Cordillera, zona de mucha actividad turística del país, en cuyo lugar se destaca un hecho ocurrido durante la Guerra de la Triple Alianza, ostentando la denominación de Tercera Capital, por los hechos que se fueron dando durante éste periodo, Asunción tomada completamente por los aliados desde el 1 de enero de 1869, situación que motivó al entonces presidente mudar de forma momentánea la capital a la ciudad de Luque que mantuvo la denominación de segunda capital hasta el 8 de diciembre de 1869, desde ésta fecha se muda toda la administración del estado al mando del Vicepresidente Sánchez al pueblo cordillerano de Piribebuy.

Con una población casi diezmada en este periodo, se reagrupa el ejército paraguayo en la zona de Azcurra, en su mayoría pobladores integradas por niños, mujeres y ancianos, quienes luego serían los protagonistas de varios hechos que se dieron como en Valenzuela, Piribebuy, Barrero Grande (Hoy Eusebio Ayala), Ka´aguy Juru (hoy ciudad de Isla Pucú), Caraguatay, Mbururú entre otros.

Un hecho que marcó la historia de la ciudad es lo acontecido el 12 de agosto de 1869, cuando la actual capital Piribebuy fuera sorprendida por los aliados y tomada por las armas, dando los peores designios de parte de los aliados hacia la población en su mayoría mujeres y niños. Se dio la toma de la plaza de la iglesia y del hospital de sangre.

El casco urbano se encuentra sobre la ruta Rogelio R. Benítez que une la Ruta II a la altura del km 63 (conocido como Ramal a Piribebuy), con la Ruta I en el km 64 ciudad de Paraguarí, sobre la Cordillera de los Altos. En inmediaciones del desvío a la ciudad, km 63, sobresale un icónico monumento, en la compañía Guazu Rokái, cercana a las ciudades de Caacupé y Eusebio Ayala, con una singular representación de las creencias populares de la región, conocido como TÓTEM MITOLÓGICO.

El mismo fue construido en la década de 1980 por la loteadora CICOMAR, empresa que encomendó a sus propios trabajadores la obra, entre ellos Joaquín Berh, Darío Berh, Crispín Presentado, Claudio Castillo y Eladio López. La obra duró aproximadamente tres meses, mide aproximadamente 16 metros de altura, y contiene las figuras dispersas en dos frentes, uno hacia la ruta y el otro hacia la población de la loteadora.

Para la construcción del pilar fueron utilizados ladrillos, piedras, cemento con varillas y escombros de la zona, que comprende el cerro. En las representaciones, específicamente, para las extremidades se utilizaron además yesos. 

Para moldear las figuras utilizaron imágenes recreadas por el recordado Ramón Elías, moldeados a mano por Darío Berh. Se observan obras con imágenes de Tupá, Mala Visión, Ao Ao, Jasy Jateré, Luisón, Kurupi, Pómbero, Póra, Teju Jagua, Mbói Tui y Moñái.

Es a causa de esto que, el traslado del tótem no es viable. Su antigua estructura y soporte están incrustados en una piedra, la cual sirve de base. Esta piedra es parte de las elevaciones naturales del terreno.

«Mi recomendación es que se mantenga en el mismo sitio, pues por la falta de recursos para el traslado adecuado y eficiente, supondría daños irreparables a tan importante y abandonada obra que constituye una interesante muestra de la cultura popular paraguaya», expresó Almide Alcaraz.

El docente resalta que se debería buscar establecer una cooperación entre las instituciones que están llevando adelante la ampliación de la Ruta 2, el MOPC y la Secretaría Nacional de Cultura. 

Dado que, los recursos necesarios para el desplazamiento son muy importantes, principalmente las maquinarias, las cuales deberían ser controladas por especialistas, además por cuestiones de seguridad, el traslado debería ser a poca distancia.

Es necesario destacar que existe la Ley N° 5621/16, de protección del patrimonio cultural, donde se establecen objetos y definiciones relacionadas a lo que sería la protección de los bienes culturales que se encuentran en el país. En ella se establecen algunos puntos que indicarían cuales serían los procedimientos para mantener el monumento en su posición actual.