Informe Presidencial: Mandatario sostiene que el mayor legado de su Gobierno será el fortalecimiento del sistema de salud

El mandatario realizó este jueves la presentación, en formato virtual, de su tercer informe de gestión ante los parlamentarios del Congreso Nacional. Allí, habló de las acciones impulsadas en diversas áreas como el de la salud, economía, seguridad y principalmente el manejo de la pandemia.

El presidente Mario Abdo Benítez presentó su tercer informe de gestión, golpeado por más de un año de pandemia, donde reconoció que cometió falencias y pidió tolerancia democrática. Además, prometió mejoras para lo que resta de su gobierno.

Por medio de una reunión virtual, el presidente Mario Abdo Benítez dio su informe de gestión ante los legisladores del Congreso Nacional. La rendición duró una hora, donde el mandatario se mostró con un semblante neutro y hasta cansado por momentos.

El foco principal de lo mencionado por el jefe de Estado fue la gestión en medio de la crítica situación sanitaria a causa del Covid-19 y sus derivaciones sociales y económicas.

Abdo destacó que, tras la llegada del virus, el país mostró mucha resiliencia económica, gracias al esfuerzo de las empresas, comerciantes y trabajadores. Además, resaltó que el Estado destinó “de manera inédita” fondos a la ampliación del sistema sanitario y no paró de invertir en áreas de infraestructura y programas sociales.

Reconoció que su discurso no significa “pintar un país de maravillas ni negar los déficits en los que su gestión pudo incurrir”.

“Somos conscientes de la necesidad de dar más respuestas. Los paraguayos tienen razón cuando nos exigen y demandan más resultados. Esta actitud es el fundamento indiscutible de una República, es la prueba de que vivimos en un país libre (…). Como compete a la responsabilidad del cargo que me toca desempeñar, hasta el último día de mi mandato pondré todo mi empeño en rectificar, corregir y saldar las deudas que todavía tenemos y que nuestro pueblo reclama legítimamente”, expresó Abdo al inicio de su discurso.

Escándalos por denuncias y hechos de corrupción, colapso de hospitales, reclamos por falta de medicamentos e insumos esenciales para enfrentar la pandemia son las dificultades que aún tienen en vilo a la gestión del actual jefe de Estado.

Varios ministros y titulares de entes fueron salpicados por irregularidades en sus instituciones y tuvieron que dejar el puesto ante las críticas y el profundo descontento social.

“Cuando asumimos jamás nos imaginamos que íbamos a atravesar una pandemia, y es importante que todos reconozcamos que nadie en el mundo estuvo preparado para afrontar de un día para otro un colapso sanitario de esta magnitud”, argumentó Abdo, pese a que las dificultades en el sistema sanitario del país se arrastran históricamente.

En ese sentido, justificó que su gobierno fue uno de los primeros en tomar medidas estrictas en cuanto al cierre de fronteras, redirección de recursos, planes y proyectos.

“Este gobierno hizo la mayor inversión en salud que se tiene registro en los últimos años. Este gobierno impulsó como ningún otro el gasto en obras públicas para que el impacto de la pandemia en la economía sea el menor posible. Este gobierno hizo todo lo que estaba a su alcance para no soltarle la mano a su gente”, dijo.

Al finalizar su discurso, reconoció nuevamente que todo lo que hizo no estuvo alejado de equivocaciones. “Claro que hubo muchas cosas que podíamos haber hecho mejor o de otra manera. Siento profundamente las vidas que se ha llevado este virus que azotó al mundo, enlutando a miles de hogares. Acompañamos a todos los familiares en su dolor y duelo”, refirió.

El titular del Ejecutivo también prometió que, en un tiempo más, la situación sanitaria será mejor, ya que las vacunas están llegando al país.

En ese sentido, pidió a todos los sectores de la sociedad “renovar el pacto de confianza” hacia su gobierno, así como también apeló a la tolerancia y la convivencia democrática.

Salud

En lo que respecta al sector de Salud Pública, Mario Abdo detalló las acciones que se llevaron a cabo.

Se aumentaron, de 274 camas de Terapia Intensiva, a 764 camas disponibles, logrando un incremento del 175%. Así también, se construyeron 15 pabellones de contingencia, que adicionaron 305 camas al sistema público.

Las entidades binacionales Itaipú y Yacyretá iniciaron la construcción de 8 plantas de oxígeno en el país, para sumarse a la producción de Aceptar, que provee más de 6.000 litros diarios. También se vincularon a 12.000 trabajadores de blanco y más de 1.300 fueron capacitados con Becal.

En cuanto a las vacunas contra el Covid-19, ya se han recibido 1.143.350 dosis, con las cuales fueron inmunizadas más de 680.500 personas.

A simple vista, los números que brindó el mandatario reflejan un aumento dentro del sistema sanitario. Sin embargo, para cubrir las necesidades de 7 millones de habitantes resultan insuficientes.

Sobre todo, por la falta de previsibilidad en cuanto a la adquisición de inmunológicos anti-Covid, donde en un principio se apostó por el fallido mecanismo Covax, que todavía debe cerca de 4 millones de vacunas al país y solo envió más de 300.000 dosis.

Economía

En lo que respecta al área económica y de contención social, Mario Abdo hizo un recuento sobre los programas sociales que se aplicaron para hacer frente a las dificultades por la pandemia

En el programa Pytyvõ, precisó que más de 1.500.000 paraguayos fueron beneficiados, mientras que para el programa Pytyvõ de Frontera con Argentina se llegó a más de 24.000 trabajadores formales e informales.

En los programas de Gobierno, como Tekoporã, se aumentaron unas 63.000 familias, lo que representa más de 165.000 familias que reciben el subsidio. En el caso de la pensión de Adultos Mayores también se benefició a 232.000 personas, con la incorporación de 84.000 nuevos beneficiarios.

El mandatario también detalló que el subsidio que otorgó el Instituto de Previsión Social (IPS) asistió a 179.932 trabajadores que fueron suspendidos por la pandemia.

Mientras que, para el sector de micro, pequeñas y medianas empresas, se otorgaron créditos en la banca pública por más de USD 505 millones, créditos por Fogapy por un valor de USD 460 millones y fideicomisos especiales por más de USD 69 millones.

En ese sentido, varios gremios de emprendedores se manifestaron sobre el tema debido a la burocracia y lentitud en cuanto al otorgamiento de créditos o ayudas económicas por parte del Gobierno.

Por otra parte, Abdo recordó que 1.200.000 usuarios de la ANDE fueron exonerados de pagar factura durante seis meses y 102.000 familiares se acogieron al subsidio del servicio de agua de Essap.

También reiteró que el sector de servicios hoteleros, restaurantes y comercios fueron beneficiados con la reducción del 50% del IVA, mientras que la importación de insumos médicos y otros bienes estratégicos tuvieron la reducción del arancel a un 0%.

Seguridad

En cuanto al sector de seguridad, Mario Abdo no habló en su informe sobre los problemas de inseguridad que aquejan a la sociedad diariamente en las calles y se focalizó en programas cuyos resultados no se perciben.

Para el mandatario, la prevención fue una de las claves dentro de su gestión en materia de seguridad. Sin embargo, la ola de robos y asaltos sigue causando muchos daños en la sociedad.

Abdo habló sobre el “éxito” en la lucha contra el crimen organizado y detalló que se causaron perjuicios económicos de USD 530 millones a los grupos criminales con la incautación de 14.200 kilos de cocaína, varias toneladas de marihuana y el decomiso de bienes.

Con relación a los secuestrados por el grupo autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), el presidente aseguró que su Gobierno está realizando todos los esfuerzos para que los afectados, Edelio Morínigo, Félix Urbieta y Óscar Denis regresen con sus familias. No obstante, se olvidó de mencionar al joven Jorge Ríos, quien fue secuestrado el pasado lunes en Concepción.

Abdo Benítez no precisó sobre las acciones de la Policía Nacional y del Ministerio del Interior para contrarrestar la ola de asaltos y robos que ponen en zozobra a la ciudadanía. Tampoco habló sobre las denuncias ciudadanas que afectan a uniformados que incurren en abusos de poder o en hechos ilícitos.

Obras Públicas

En cuanto a las obras públicas, Mario Abdo resaltó que Paraguay tuvo un récord en inversión pública durante el 2020, por lo que la política del gobierno es recuperar la economía, enfocando en la construcción de viviendas sociales y obras que inciden en el mantenimiento del empleo.

“No se trata solamente de la construcción de rutas, que con mucha satisfacción podemos decir que en lo que va de nuestro gobierno ya hemos construido más de 2.348 kilómetros de rutas pavimentadas a nivel nacional, se trata, sobre todo, de los más de 37.000 nuevos puestos de trabajo que se han generado con estas construcciones. Son nuevas vías de comunicación que conectan, integran y cambian la vida de miles de paraguayos en todo el país”, resaltó.

El presidente citó todas las obras que se realizan en su administración, como los pabellones de contingencia, nuevos establecimientos penitenciarios, hospitales, como el de Coronel Oviedo y el Hospital del Sur, la ruta Bioceánica, el Puente Integración, el Corredor de Exportación de la Región Oriental, la ruta Transchaco, el Puente Héroes del Chaco y la duplicación de la ruta 2.

Sin embargo, no se refirió al colapso del puente en Tacuatí, que se cobró tres vidas y se encuentra pendiente de reconstrucción, ni tampoco hacia la polémica e irregularidades que se detectaron en la millonaria obra de pasarela de Ñanduti, instalada en la Autopista Ñu Guasu.

Educación

Finalmente, uno de los aspectos que también se encuentra en terapia intensiva en el país tiene que ver con la educación.

Al respecto, el jefe de Estado señaló que las instituciones se tuvieron que adaptar al aprendizaje a distancia generalizado, incorporando las medidas necesarias para continuar con el calendario escolar.

Este sector no se encuentra exento de reclamos, ya que, ante la realidad, el país resulta muy complejo de enfrentar por las dificultades académicas y las brechas sociales.

“Hemos enfrentado este escenario, profundizando la respuesta a las necesidades de adaptación de los materiales educativos, capacitando a los docentes y, sobre todo, impulsando la actualización tecnológica en entornos virtuales de aprendizaje. Entregamos más de 600.000 textos para potenciar las clases a distancia y equipamiento tecnológico para las instituciones”, precisó el mandatario.

Abdo también mencionó que se trabaja en el proyecto de Transformación Educativa para que las futuras generaciones puedan acceder a mejores servicios educativos.

“Se han establecido mesas de diálogo con profesionales nacionales y extranjeros, para elaborar un diagnóstico real de la educación paraguaya y a partir de ahí encontrar las mejores soluciones para nuestros estudiantes. Nuestro objetivo hoy consiste en concretar el pacto nacional para la transformación educativa”, comunicó.

Mario Abdo enfrentará su cuarto año de gestión, con fuertes críticas a cuestas y tras arrastrar no solo la pandemia del Covid-19, sino la epidemia de la corrupción y las crisis políticas en el país.