La millonaria caída de Coca-Cola por el gesto de Cristiano Ronaldo

El futbolista apartó unas botellas de la popular bebida durante una rueda de prensa y pidió el consumo de agua. La empresa americana cayó en la bolsa tras el gesto del portugués.

Horas antes de convertirse en el único futbolista en la historia en jugar cinco ediciones de la Eurocopa, el portugués Cristiano Ronaldo fue el protagonista de una escena que recorrió el mundo e incluso tuvo consecuencias en el mercado bursátil. Su alcance mediático y poder de influencia es tan grande, que con un simple gesto en una rueda de prensa tuvo un gran impacto.

En esta ocasión no fue en un festejo particular, ni en una campaña publicitaria ni con un posteo en las redes. El acto fue público y el gesto fue elocuente. Su víctima, otro peso pesado: Coca Cola.

CR7 tomó asiento en la sala y todo marchaba con normalidad hasta que decidió tomar dos botellas pequeñas de gaseosa que estaban sobre la mesa y correrlas a un costado.

Inmediatamente, agarró una botella de agua y la puso delante suyo. “Agua. Coca-Cola, no”, dijo el capitán portugués ante los micrófonos, dejando en claro su postura a favor de la alimentación sana.

Las especulaciones se dispararon de igual forma: ¿habrá firmado un contrato con la competencia o solo se trata de un aporte nutricional y saludable de un deportista de élite que hace culto de su físico?

Más allá de las teorías, el rechazo de Ronaldo a Coca Cola derivó en consecuencias inmediatas para la firma americana. Según informa el diario Marca el mercado bursátil abrió el lunes a las 15 en Europa. En ese momento la acción de Coca-cola se encontraba en cifras cercanas a los 56.10 dólares.

Según el diario, en términos económicos, mientras Ronaldo salía de la sala de prensa del del Puskás Arena de Budapest, la firma Coca-Cola pasó de valer USD 242.000 millones a USD 238.000 millones. Es decir, registró una pérdidas totales de 4.000 millones de dólares.

Esa acción de correr las botellitas provocó una brutal caída del 1,6% para la compañía en el mercado bursátil. 

Cristiano tiene una cruzada personal contra las gaseosas, ya que sigue una dieta alejada de azúcares, grasas y frituras. «Soy duro con mi hijo. En ocasiones bebe Coca-Cola y Fanta, y come papas fritas y él sabe que no me gusta», afirmó hace unos meses preguntado sobre el futuro como futbolista de Cris Jr.