Argentina contará con el primer centro de la región para tratar el cáncer con protones

La protonterapia es uno de los tratamientos con los que cuenta la medicina nuclear para tratar diversas enfermedades oncológicas, en especial tumores de difícil acceso.

El Centro Argentino de Protonterapia será el primero en su tipo en Latinoamérica y está en construcción en Buenos Aires por la Comisión Nacional de Energía Atómica, la empresa de tecnología de alta complejidad INVAP y la Universidad de Buenos Aires. El presidente del vecino país  Alberto Fernández, acompañó la llegada de la maquinaria de última generación.

Los artefactos tecnológicos para radiocirugías complejas del nuevo Centro Argentino de Protonterapia parecen componentes de un transbordador espacial: un brazo robótico Cyberknife, un acelerador lineal de partículas Versa HD y un ciclotrón Proteus Plus, que dirige protones de alta energía y minimiza los efectos adversos sobre los tejidos y órganos sanos.

“Hay muy pocos países que tienen tratamientos con técnica de protones, fundamentalmente aquellos con capacidad económica, tanto por la inversión como porque es más costoso que con fotones”, expresó Juan Carlos Rodríguez, gerente de Proyecto de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) de INVAP, la empresa argentina de desarrollos de alta complejidad.

Las instalaciones, que estarán en el barrio porteño de Agronomía, en el corazón de la ciudad de Buenos Aires, todavía se encuentran en construcción en etapa de obra civil, pero ya llegó al país la maquinaria única, por lo que al momento de su inauguración, entre 2022 y 2023, será el primero en contar con esta tecnología en toda Latinoamérica.

Maqueta del Centro.

El proyecto es llevado adelante por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y su Fundación Centro de Diagnóstico Nuclear (FCDN), INVAP y el Instituto de Oncología Ángel H. Roffo, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Forma parte de un convenio para la creación y construcción de una red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia, firmado en 2014 por el gobierno nacional durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), entre la CNEA, la UBA y diversos institutos públicos de salud especializados en oncología, neurología y cardiología.

Rodríguez explicó que la maquinaria que fue a recibir con un acto el 11 de junio el presidente, Alberto Fernández, es la fuente de los protones, un ciclotrón o acelerador de partículas que permite hacer tanto imágenes clínicas como tratamientos oncológicos especiales, más certeros que aquellos con fotones, como los otros aparatos de radioterapia.

Mencionó que la razón por la que solo hay alrededor de 120 Centros con esta tecnología en el mundo es porque se trata de inversiones millonarias, tanto para la compra del equipamiento como por la construcción edilicia para albergarlos, ya que se trata de maquinarias nucleares que precisan de infraestructura con niveles de complejidad y seguridad extremadamente meticulosos.