Presentan acusación por Homicidio Culposo contra médica que atendió a Renato

La Dra. Laura Sena Figueredo, quien atenía a su cargo al pequeño Renato Rojas Talavera, de 2 años, fue acusada por el supuesto hecho punible de Homicidio Culposo, caso que se registró en el Sanatorio Migone.

De acuerdo a la investigación de la fiscal Luz Guerrero, Sena Figueredo, a pesar de ser informada sobre el estado de salud del paciente, quien adolecía de una cardiopatía referida por la madre, omitió una serie de acciones necesarias en el caso específico del paciente.

El niño habría pasado más de cuatro horas con fiebre elevada, irritabilidad y taquicardia en la sala de observaciones del referido Sanatorio.

Los elementos colectados durante la etapa investigativa la señalan por no haber realizado una anamnesis completa y un examen físico exhaustivo del pequeño Rento Rojas Talavera. La profesional no formuló una hipótesis diagnóstica escrita del ingreso del paciente a la urgencia, manteniendo al mismo, durante un periodo de observación excesivamente prolongado, sin toma de decisiones terapéuticas o preventivas esperadas en caso de pacientes cardiópatas.

La acusación sostiene que la Dra. Sena Figueredo omitió dar instrucciones para la colocación de una vía venosa periférica para hidratar adecuadamente al niño, la acusada indicó una dieta liviana a un paciente febril taquicárdico y taquinéptico, quien luego de ser alimentado presentó vómitos, pese a ello no la misma no suspendió la alimentación del pequeño.

Además prescribió una vía periférica para una medicación de emergencia, sin monitorizar el ritmo cardiaco pese a la taquicardia persistente; no solicitó gasometría arterial ni electrolitos para correcciones vitales, ni oxigeno suplementario, no realizó control adecuado del medio interno, ni control del estado ácido base del paciente, existiendo una demora de cuatro horas para iniciar la medicación con antibióticos.

También se la acusa de no haber prescrito hidratación parenteral y solamente indico una vía venosa periférica posterior al segundo vómito luego de la prolongada observación ya con el paciente en plena evolución hacia un colapso cardiocirculatorio, hipoxia y paro cardiaco.

La investigación concluye con la violación de reglas de cuidado objetivo que todo su ámbito profesión al le imponían y que en el transcurso de cuatro horas el paciente Rento Rojas Talavera, evolucionó y desencadenó hacia un cuadro de colapso mixto infeccioso, hipoxico y hemodinámico, presentando finalmente un único paro cardiorrespiratorio.

Este caso se registró el 20 de agosto del 2019. Rento Rojas Talavera fue internado en el Sanatorio Migone, por su madre  Macarena Talavera Angulo y Mirna Beatriz López (niñera del pequeño).