Conmebol suspende la Copa América en Argentina

La Confederación Sudamericana de Fútbol comunicó en la noche de este domingo que decidió suspender la organización de la Copa América en Argentina. Advirtió que analiza las propuestas de otras sedes que mostraron interés.

A través de un comunicado en su cuenta de Twitter, la Confederación Sudamericana anunció que el certamen continental no se desarrollará en territorio argentino.

El anuncio se dio instantes después de que Wado de Pedro, ministro del Interior de Argentina, indicara que “es muy difícil que se juegue la Copa América en Argentina en estas condiciones” durante una entrevista con el canal C5N. La semana pasada, el Gobierno Nacional Argentino recibió a Alejandro Domínguez, titular de la Conmebol, para avanzar en la organización plena del certamen, luego de que Colombia fuera apartada tras pedir un aplazamiento del torneo por la agitación social que vive el país. Allí, habían profundizado en los protocolos, quedando en definir si existía pleno acuerdo, con fecha límite de definición marcada para este martes 1° de junio.

Ante la falta de acuerdo, crecen las acciones de Chile, que había mostrado un plan de acción veloz para ponerse a disposición de la Conmebol. Incluso, podría ofrecer un porcentaje de público, algo que desde el punto de vista televisivo sumaría al espectáculo. En su momento, apenas fue descartada la opción Colombia, habían aparecido como alternativas Paraguay (donde la Confederación tiene su sede) y Uruguay. También se mencionó el interés de Estados Unidos, pero por el momento es una plaza fuera de carrera.

La salida de Argentina de la organización obligará a un cambio profundo en la logística no sólo del torneo, que se disputará entre el 13 de junio y el 10 de julio, sino también de los planteles. El seleccionado albiceleste, por caso, tenía su base armada en el predio de Ezeiza, donde montó una “ciudad-burbuja” para casi 100 personas, pensando que el grueso de la competencia se desarrollaría en el país, algo que no ocurrirá.

Argentina tenía garantizado albergar el Grupo A, que integran Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia y Uruguay. El partido inaugural debía disputarse el 13 de junio en el Monumental. Además, contaba con dos cuartos de final (uno en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba y otro en el hogar de River Plate), y una semifinal (también en Núñez).