Trabajan en resguardar la práctica del Ñai’ũ Po

El ministro de Cultura, Rubén Capdevila, mantuvo una reunión con la Asociación de Mujeres Alfareras Nativas de Caaguazú-Itá “Kambuchi Apo”, sobre los esfuerzos por mantener vigente la práctica tan arraigada en la cultura paraguaya.

Vicenta Rodríguez, presidenta de la asociación, se dedica al oficio de alfarera hace 40 años, y expresó su alegría de poder contar con el respaldo de la Secretaría de cultura en el reconocimiento y la salvaguardia de los conocimientos, técnicas y métodos de elaboración ancestral del Ñai’ũ Po (quehacer cerámico) así como de su labor.

“Crecí en esto. Antes hacía mi abuela, luego pasó a mi mamá y ahora le estoy involucrando a mis hijos y nietos. El apoyo que recibimos es un gran logro para nosotros”, sostuvo.

La Asociación Kambuchi Apo cuenta con el Registro en Derecho de Autor de la Dirección Nacional de Propiedad Intelectual (DINAPI) sobre la pieza Tatakua Portátil de Ñai’ũ, hecha en una técnica ancestral heredada por la cultura guaraní. La comercialización de este producto y otras artesanías son el sustento de 11 familias beneficiando directamente a más de 90 personas.

Actualmente está en fase final el proceso de declaratoria del saber y la técnica ancestral como Patrimonio Cultural Inmaterial del Paraguay.

“Nosotros somos representantes de la tradición y la cultura que nos dejaron nuestras madres. La herencia más grande son sus saberes”, enfatizó Rodríguez.