Top de tratamientos en cuarentena

Uno de los tratamientos más demandados es sin duda la aplicación de toxina botulínica, sobre todo en la zona de los ojos, ya que éstos se han convertido en los protagonistas de nuestro rostro, a causa del uso de las mascarillas, nos comenta la Dra. Alma Yegros, especialista en Medicina Estética.

“La toxina botulínica se ha vuelto la estrella de esta pandemia y lo sigue de cerca el tratamiento de ojeras. Esta combinación en un protocolo personalizado devuelve al rostro una mirada descansada y rejuvenecida”, precisa.

Otro de los tratamientos favoritos de esta temporada pandémica y directamente relacionado a la nueva realidad de usar mascarillas es la rinomodelación, “porque el tapabocas ejerce presión sobre la nariz y los pacientes refieren un achatamiento de la punta”, especifica.

“La rinomodelación con Ácido Hialurónico es la técnica más solicitada, consiste en remodelar o recuperar la forma pérdida de la nariz a través de pequeños depósitos del producto que voy moldeando a mi antojo; y le sigue el remodelado con Hilos Tensores, el levantamiento de punta con Toxina botulínica, o una combinación de todos los anteriores. Es por esto que es importante la evaluación previa”, detalla la Dra. Yegros.

Refiere que, durante esta temporada de pandemia, ha recibido muchos pacientes “con dermatitis y acné causado por el uso del tapabocas, al no haber suficiente oxigenación de la zona, humedad concentrada y valores, estos afectan a la piel generando estos problemas inestéticos”.

Por ello, cerrando el top pero no menos importante, se encuentra el tratamiento de relleno de labios, esto a causa de la lo que genera convivir respirando con la protección de las mascarillas.

Explica que para todos estos tratamientos hay muy pocas contraindicaciones y tampoco existe necesidad de reposo, sino más bien “cuidados posteriores que voy indicando acorde al tratamiento realizado. Lo bueno de estos procedimientos de mínima invasión es que podemos retomar inmediatamente nuestras actividades cotidianas”.

Finalmente recomienda una buena rutina de piel en casa, más aún en las noches, una buena hidratación de la piel que actuará como barrera protectora entre la piel y la mascarilla, y un tratamiento nocturno indicado por el médico atendiendo la necesidad particular de cada piel.