Banco de Tejidos: un antes y un después para los pacientes

El Banco de Tejidos brinda una nueva oportunidad de recuperación a los pacientes del hospital que sufrieron quemaduras o lesiones en la piel. Paraguay está a la vanguardia a nivel Iberoamericano, en el manejo de la membrana amniótica y tejidos.

Saul Zaputovich, Director Médico del Centro Nacional de Quemaduras y Cirugía Reconstructiva (CENQUER) y coordinador del Banco de Tejido del mismo Hospital, conversó con Mayoría acerca del funcionamiento del Banco de Tejidos desde sus inicios y los beneficios que este ofrece a los pacientes.

Inaugurado oficialmente el 10 de agosto del 2020, el Banco de Tejidos del CENQUER, es el primer banco público que se encuentra a disposición de todo ciudadano que lo requiera. En sus instalaciones se procesan la membrana amniótica, tejidos osteotendinosos y tejidos cardíacos.

«Junto con el Dr. Bruno Balmelli (Director del CENQUER) hace unos años empezamos a soñar y a madurar la idea de tener nuestro propio banco de tejidos. En Paraguay no contábamos con uno, y nos remontamos a lo que fue el 1 de agosto del 2004, para nosotros hay un antes y un después de esa tragedia del supermercado Ycua Bolaños, recibimos mucha ayuda de países extranjeros, de países vecinos, de colegas amigos», nos inicia narrando el doctor.

Aparte de ayuda en recursos humanos, el Paraguay también recibió donaciones de piel y membrana amniótica, utilizada para el tratamiento de los quemados en ese momento. 

Resalta que, aunque en aquel entonces se recibió una gran cantidad de tejidos, los mismos fueron utilizados en fechas posteriores y evidentemente por la falta de producción a nivel nacional, volvieron a  escasear.

Con el sueño latente, a principios del 2018 fue a la Coruña, España a realizar un masterado sobre Bancos de Tejidos, para comprender todo lo relacionado al procesamiento, conservación, almacenamiento, bioseguridad de tejidos para poder organizar un Banco.

Es así que, el Banco inició con el procesamiento de lamembrana amniótica.

La membrana amniótica

La membrana amniótica es utilizada en el CENQUER para los pacientes quemados, como una cobertura temporal o transitoria, dependiendo de la profundidad de la lesión o quemadura. Es la capa más interna de la placenta, encontrándose en contacto mismo con el feto. 

Es un tejido muy importante a su vez en oftalmológica, siendo utilizado en pacientes con problemas en córnea o en conjuntiva. Al ser un tejido muy noble, brinda mucha utilidad.

La elección de iniciar con la membrana amniótica se da mediante la facilidad de contacto con las madres, las cuales acceden a donar «con mil gusto, por que al mismo tiempo que ayudan, celebran el nacimiento de un nuevo integrante de la familia».

La captación de la placenta, se realiza posterior al consentimiento de la madre, es utilizada únicamente placenta de parto por cesárea, cuyo embarazo estuvo totalmente controlado y posea todos los estudios de la madre.

El Hospital tiene un convenio con el Materno Infantil de San Pablo y el Materno Infantil de Loma Pytã, en donde todas las semanas se trasladan 2 veces.

En el banco de tejidos, la membrana amniótica tiene dos procesamientos, donde se toman muestras y una vez esté libre de cualquier contaminante, es depositado en líquidos, antibióticos y un criopreservante especial, para almacenarlo en un ultrafreezer de -80°C, capaz de conservarlo por 5 años.

Zaputovich resalta que aunque el tiempo de conservación es largo, el stock es prácticamente utilizado en menos de un mes. 

Todos los protocolos de procesamiento y de preservación del Banco de Tejidos son avalados por el Instituto Nacional de Ablación y Trasplante (INAT) dependiente del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Quienes aprueban y controlan los procesos.

Las instalaciones del Banco, son un área totalmente esteril, aprobada por las normas de bioseguridad del Mercosur y la Unión Europea.

Actualmente está en desarrollo el proyecto de contar con un Irradiador para los diferentes tejidos, el cual sería el primero en el país. 

Debido al elevado número de natalidad en el país, Zaputovich no descarta que en el futuro, se logre exportar membrana amniótica, tejido muy requerido en oftalmología como en pacientes con quemaduras.