Tras días de incertidumbre, los restos del cohete chino finalmente cayeron al mar

Los escombros del Long March 5B cayeron anoche en el mar Arábigo, océano Índico, según informaron las autoridades chinas. Durante toda la semana se temió que los restos pudieran caer sobre una zona poblada, ya que la nave se precipitaba sin control a la tierra.

Los medios estatales chinos informan que las del cohete ingresaron a la atmósfera terrestre a las 10:24 del domingo, hora de Pekín (02:24 GMT). El reingreso de los restos también fue confirmado por el Control Espacial de Estados Unidos, que se dedica a rastrear objetos artificiales en la órbita terrestre.

«El Long March 5B volvió a entrar en la península Arábiga». «Se desconoce si los escombros impactaron la tierra o el agua», anunció el Comando Espacial de Estados Unidos dijo a través de un comunicado.

Durante días se produjo una preocupación mundial por el reingreso descontrolado del cohete a la Tierra, aunque las autoridades chinas y expertos independientes habían advertido que eran mínimas las probabilidades de que los restos cayeran en una zona habitada.

China lanzó el Long March 5B el pasado 29 de abril para poner en órbita una sección de la estación espacial que ese país está construyendo, pero a su regreso a la Tierra, perdió el control

La mayor parte de los componentes del Long March 5B se desintegraron al entrar a la atmósfera terrestre, lo que pudo verse desde  distintas partes del mundo, y los residuos cayeron en el Océano Índico, según informaron medios estatales chinos citados por la agencia Reuters.

Las coordenadas ubican el punto de impacto en el océano Índico, al norte del archipiélago de Maldivas, ubicado al sudoeste de Sri Lanka y a 600 km de India.

Con 18 toneladas, el Long March 5B es uno de los artefactos más grandes que ha tenido un regreso no controlado hacia la Tierra en las últimas décadas.

Fuente: BBC – Reuters