¿Qué implica la suspensión de patentes de las vacunas?

El Gobierno de Estados Unidos apoya una propuesta de varios países presentada en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para suspender las patentes de las vacunas contra la covid-19, algo que ha provocado el rechazo de las farmacéuticas implicadas.

El presidente de Estados Unidos, Jon Biden, quiere dar cumplimiento a su promesa de campaña electoral de respaldar la suspensión de patentes, pero lo hace cuando su país ya ha administrado 250 millones de dosis.

En EE.UU no existen desde el 19 de abril ningún tipo de restricciones para acceder a la vacuna, accesible de manera gratuita para todos los mayores de 16 años.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, afirmó este jueves que Europa está dispuesta a “debatir cualquier propuesta que aborde la crisis de manera eficaz y pragmática” y adelantó que en breve se hará un llamamiento “a todos los países productores de vacunas para que permitan la exportación y eviten medidas que interrumpan las cadenas de suministro”.

Denunció que “otros han tratado de aprovechar una situación difícil para ganancias geopolíticas” y enfatizó: “Si el virus sigue propagándose en India o África, Brasil o Rusia, es un riesgo grave para todos nosotros. Es el caldo de cultivo para las variantes. Sabemos que nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo”.

Decepción de las farmacéuticas

Fotografía: REUTERS.

La Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) consideró hoy “decepcionante” el apoyo expreso del presidente estadounidense, Joe Biden, a una suspensión de las patentes en las vacunas contra la COVID-19, algo que, aseguraron, “no aumentará la producción de dosis”.

“Muy al contrario, puede llevar a la desorganización”, aseguró en un comunicado la federación global de farmacéuticas, que señaló que deben solucionarse otras limitaciones a la producción de dosis “como la eliminación de barreras comerciales o de cuellos de botella en el suministro de materias primas y otros ingredientes”.

¿Qué supone la suspensión de patentes?

El pasado mes de octubre India y Sudáfrica presentaron ante la OMC una propuesta para suspender temporalmente, quizá hasta el fin de la pandemia, los derechos de patente de estos productos, que se contemplan en el llamado Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (TRIPS por sus siglas en inglés).

Esta suspensión significaría en la práctica que las fórmulas de fabricación de los distintos fármacos contra la COVID-19 pueden copiarse libremente, sin necesidad de compensar por ello a las productoras originales.

Las patentes normalmente tienen una vigencia de 20 años, aunque no es necesario que una empresa farmacéutica o de cualquier otro sector espere ese tiempo para poder negociar con otras firmas acuerdos bilaterales para que estas fabriquen versiones genéricas, algo que se hizo por ejemplo con los fármacos contra el VIH-sida.

La propuesta de la India y Sudáfrica continúa debatiéndose esta semana en la OMC, que celebra su Consejo General, y ambas delegaciones indicaron horas antes del anuncio de Biden que modificarían el texto de su iniciativa, seguramente con el fin de incluir limitaciones temporales más estrictas de la suspensión.

La organización con sede en Ginebra suele evitar someter sus decisiones a votación, y prefiere que éstas se adopten por consenso general de sus 164 miembros, lo que en la práctica supone prolongados debates y retrasos en la toma de esas decisiones.

Aunque en principio no se esperaba que la OMC finalizara el debate y adoptara alguna conclusión al respecto esta semana, el cambio de posicionamiento de la EEUU podría modificar los planes, especialmente si otras economías desarrolladas se unen a Washington.

La OMS celebra el apoyo de Estados Unidos

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró el apoyo expreso del presidente estadounidense, Joe Biden, a una suspensión de las patentes de las vacunas contra el coronavirus, algo que consideró “clave en la lucha contra la COVID-19”.

“Es un gran ejemplo del liderazgo estadounidense a la hora de afrontar desafíos sanitarios globales”, destacó Tedros.

“No me sorprende el anuncio, es lo que esperaba de la Administración del presidente Biden”, añadió el director general de la OMS, organización que el anterior ocupante de la Casa Blanca, Donald Trump, había amenazado con abandonar el pasado año pero que con el cambio presidencial ha normalizado sus lazos con Washington.