Conmebol inicia fase de inmunización contra el Covid-19

El plantel del club Sportivo Luqueño fue el primero en recibir las dosis de la vacuna Sinovac, que fueron donadas a la Conmebol.

Las asociaciones de fútbol de Paraguay y Uruguay iniciaron este jueves la inmunización contra el coronavirus de sus equipos de primera división con parte de las 50.000 dosis de vacunas Sinovac gestionadas a través de la Conmebol para vacunar a todo el entorno de sus asociaciones miembro.

Fotografía: APF.

A primera hora de este jueves se procedió a vacunar a los integrantes del Club Sportivo Luqueño, las vacunas llegaron a Paraguay durante la madrugada. El mediocampista Aldo Vera, capitán del equipo auriazul, fue el primero en recibir la dosis.

Entre las personas inscritas para recibir la dosis se presentaron su cuerpo técnico, médico y de logística, quienes acudieron al Estadio Mundialista de Fútbol Playa Los Pynandi, según informó la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) en un comunicado.

Este jueves también se vacunará a los planteles de Cerro Porteño y Guaraní.

Robert Harrison, presidente de la asociación paraguaya, agradeció en redes sociales la gestión de Alejandro Domínguez, al frente de la Conmebol, por dar a Paraguay la oportunidad de ser el “primer país en vacunar al entorno de su fútbol profesional”.

Fotografía: APF.

En Uruguay, unas 1.100 personas relacionadas con el fútbol se vacunan contra el COVID-19 entre jueves y viernes en el Estadio Centenario de Montevideo, con las dosis cedidas por la Conmebol.

Las plantillas de los equipos de la Primera División del fútbol masculino y femenino, árbitros, funcionarios de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), del Complejo de Alto Rendimiento, de la selección nacional y personal de recaudación pasarán este jueves y viernes por el vacunatorio especial instalado en el templo del fútbol uruguayo.

Las 50.000 dosis de la vacuna Sinovac se repartirán al resto de asociaciones para inmunizar al fútbol sudamericano antes de la celebración de la Copa América Argentina-Colombia, que comenzará el 13 de junio.

El Ministerio de Salud de cada país miembro de la Conmebol será el encargado de llevar un registro detallado de los vacunados, mientras que el organismo futbolístico hará un seguimiento del proceso y su posterior rendición de cuentas.

El número limitado de vacunas hace que estas tengan prácticamente garantizado su destinatario y dificulta que se puedan aplicar a personas ajenas a esta campaña, según la Conmebol.