Día Mundial del Asma: desmontando falsas creencias

Las falsas creencias dificultan el control del asma en niños y adolescentes, por ello, con motivo del Día Mundial del Asma, desmontamos los mitos y dudas sobre esta enfermedad respiratoria para mejorar su tratamiento.

“Descubriendo conceptos erróneos del asma” es el tema central del Día Mundial del Asma, fecha que se conmemora cada 5 de mayo, organizado por Iniciativa Global para el Asma (GINA) para mejorar la concienciación y el cuidado del asma en todo el mundo.

El primer Día Mundial del Asma, en 1998, se celebró en más de 35 países conjuntamente con la primera Reunión Mundial sobre el Asma.

Son muchos los pacientes que rechazan los tratamientos del asma para controlar su enfermedad como consecuencia de las falsas creencias que circulan sobre esta patología. Según información provista por la Dirección General de Vigilancia de la Salud, en Paraguay, uno de cada diez adultos y dos de cada diez niños tienen asma. En el mundo, de 5 a 10% de las personas padecen esta enfermedad.

El presidente de la Sociedad Paraguaya de Neumología, doctor José Fusillo hace un llamado a todos los pacientes asmáticos a acudir a sus controles, a realizar regularmente sus estudios de función pulmonar y a recibir el tratamiento adecuado, en el momento adecuado.

Diagnóstico y tratamiento gratuitos

El Ministerio de Salud Pública, a través del Programa Nacional de Control del Tabaquismo y Enfermedades Respiratorias Crónicas (PRONATERC), brinda asistencia, diagnóstico, tratamiento y seguimiento a pacientes con asma, en los 21 consultorios instalados a lo largo del país. El tratamiento oportuno se garantiza con la provisión gratuita de medicamentos.

4 mitos sobre el asma desmontados por la ciencia

El asma es una enfermedad infantil que se superará con la edad: el asma es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia, aunque también puede aparecer en la edad adulta. Aunque puede ir mejorando a medida que el niño va creciendo, si el asma infantil tiene un origen alérgico tendrá tendencia a persistir durante más tiempo. En definitiva, la evolución del asma no es fácil de predecir.

El asma es una enfermedad contagiosa: el asma no es una enfermedad contagiosa que se transmita entre personas, sin embargo, esto se cree porque las infecciones respiratorias virales como el resfriado o la gripe suelen empeorar el estado de los pacientes asmáticos o generarles crisis.

No se debe hacer ejercicio si te tiene asma: al revés, practicar deporte en la infancia es beneficioso incluso si se tiene asma, pues ayuda a mejorar el control de la enfermedad y el estado de salud en general, al tener un peso adecuado y una buena condición física. Esto es tan falso que incluso hay deportistas de alto nivel que padecen esta afección; solo basta con tomar unas medidas de control.

El asma solo se controla con dosis altas de corticoides inhalados: el asma se controla con mayor frecuencia con corticoides inhalados en dosis bajas durante mucho tiempo, meses o años, y también hay otros medicamentos que ayudan a controlar el asma sin tener que aumentar las dosis de corticoides inhalados. Será el pediatra alergólogo el que valore una serie de factores para determinar el tratamiento preventivo, tales como la intensidad de los síntomas y su duración y frecuencia.

Otro de los mitos que afectan a las personas con asma es que existe una corriente de opinión negativa frente a los corticoides alegando sus posibles efectos secundarios como algo negativo. No obstante, un estudio reciente que se ha publicado en Swiss Medical Weekly, ha hecho hincapié en la importancia de educar a las familias en este aspecto e indicarles los potenciales beneficios del tratamiento con corticoides y a su vez disipar las falsas creencias sobre ellos.

“Como cualquier otro medicamento, los corticoides pueden tener sus efectos secundarios, pero sabemos que, cuando los usamos en dosis bajas, pueden ser administrados durante largos periodos de tiempo, de meses o años, sin producir efectos apreciables y permitiendo un buen control del asma, reduciendo los síntomas y las crisis, con un gran beneficio para los pacientes”, aclaran.

Otra de las claves que se deben tener en cuenta para tratar de manera correcta el asma grave es que los síntomas y las agudizaciones pueden ir cambiando a lo largo de los años, por ello, es fundamental un control continuado de los pacientes y un abordaje multidisciplinario.