Qué son los vampiros emocionales y cómo evitarlos

La Lic. Ruth Villalba, psicóloga del Dpto. de Psicología del Hospital de Clínicas de la FCMUNA, explicó que «Los vampiros emocionales son individuos que de forma consciente o inconsciente, absorben la energía y el buen ánimo de las personas que están a su alrededor”.

Desde el inicio de la pandemia, surgieron preocupaciones y angustias diferentes a las que usualmente tenemos. Esto puede generar cambios de comportamiento y un desgaste mental mayor.

Por ello, se recomienda evitar a las personas que pueden agravar esta situación. Es el caso de los llamados “vampiros emocionales”.

Estas personas constantemente crean una atmósfera de negatividad, creando una interacción desgastante ya sea en el trabajo, o en el lugar donde uno se encuentre.

Cómo reconocerlos

Estas tienen muy poca o nula empatía. Podría decirse que son muy egoístas porque utilizan a la gente para sus propios intereses, sin importar que eso dañe a la otra persona. También son muy críticos, ya que constantemente están en desacuerdo con lo que otras personas plantean.

Asimismo, la profesional destacó que son personas pesimistas, generalmente no tienen una actitud vital positiva. «Ante cualquier situación siempre están esperando que ocurra algo catastrófico, están esperando que ocurra lo peor»

¿Qué hacer?

La sicóloga dijo que es muy importante en estos casos no caer en las redes de estos ‘vampiros’, no convertirnos en sus víctimas.

Se recomienda el diálogo y ser asertivos, expresando una postura de forma sincera y respetuosa en lugar de acusar.

No aceptar todo pensando que así se evita crear conflictos. Se debe dialogar. Alejarse también es una buena opción porque hay personas que por más que seamos comunicativos y asertivos, seguirán siendo como son.

Otra cuestión muy importante es que estos vampiros están al acecho porque no solamente están en el trabajo, en el entorno, sino también en las redes sociales. Muchos vampiros emocionales están buscando, atacando y absorbiendo nuestra energía y emociones positivas, entonces no tenemos que caer en el error de ser víctimas ni agresores, esta es la verdadera clave.