Analgésicos y antiinflamatorios de venta libre pueden causar problemas renales

Especialistas de la salud advierten que el consumo de analgésicos o antiinflamatorios no esteroideos, de venta libre como el ibuprofeno, ketorolac, diclofenac debe ser limitado, ya que podrías derivar en problemas renales.

La Dra. Carolina Vázquez, nefróloga del Hospital de Clínicas de la FCM-UNA alertó sobre automedicación y la vacunación contra el Covid en pacientes renales. Asegura que se debe tener cuidado con la ingesta de analgésicos y antiinflamatorios de venta libre, puesto que la automedicación con estos puede generar daño en los riñones a corto o largo plazo.

“El consumo de los analgésicos o los antiinflamatorios no esteroideos de venta libre como el ibuprofeno, ketorolac, diclofenac debe ser limitado. Como siempre insistimos, no hay que automedicarse. Sabemos que el medio de venta es libre, no controlado”, exclamó.

Expone que cuando se consumen medicaciones indicadas por un profesional por cierto periodo de tiempo y el paciente no tiene afectación renal, no tendría por qué dar problemas, “pero un consumo sostenido de estos analgésicos puede llegar a desarrollar problemas renales, y en aquellos pacientes que ya tienen un problema renal, pueden empeorar el cuadro, hay que tener muy en cuenta en eso”

Sobre el cuidado de los riñones en general, la especialista resaltó que el consumo de agua que tiende a disminuir en épocas frías.

“En invierno puede que sudemos un poco menos, que eliminemos un poco menos líquido, pero el consumo de agua debe mantenerse igual a épocas de calor. Lo recomendable en invierno es se mantenga un consumo de líquido entre 1,5 litros a 2 litros de agua por día y aquellas personas que tengan antecedentes de litiasis renal, es decir calculo o piedra deben consumir igual entre 1,5 litros a 2 litros de agua al día para evitar la formación de nuevos cálculos”

Dejó en claro que, para cuidar los riñones, el consumo de alcohol tiene que ser limitado en todos los casos. “El alto contenido en alcohol que se mantenga permanente en sangre puede llevar a una deshidratación. El consumo en exceso de alcohol nunca es bueno”.

Y en lo que respecta a las personas fumadoras, argumenta que “por lo general se busca fumar con más constancia en invierno y el tabaco tiene, así como en otros órganos, un alto nivel de afectación, entonces evitar el tabaco en lo posible”.

En invierno, un gran aliado para el cuidado de los riñones es hacer ejercicios regularmente, por lo menos 30 minutos al día, cinco veces por semana. «Eso sería lo mínimo, acorde a las patologías que uno tiene debe consultar al médico cuáles son los tipos de actividades físicas recomendadas para cada persona”, agregó.