Compartiendo un kit de esperanza

Un kit de esperanza, ese pequeño gran gesto que busca cubrir una dimensión interna muchas veces olvidada por la gente hacia los pacientes con enfermedades graves. A medida que la ciencia avanza también lo hace la confirmación de las diversas áreas del ser humano; cuerpo, mente y emociones. Lo emocional es uno de esos aspectos tan olvidados, en que la iniciativa de un kit de esperanza pone énfasis, considerándolo como primordial para cada ser humano.

El Kit consiste en una nota o un mensaje de esperanza, estampas con oraciones, un rosario y una guía para rezarlo. “Estamos convencidos de que el rosario es un instrumento que nos acerca a Dios a través de María y que da mucha fuerza a quienes lo rezan. Estos rosarios en muchos casos son donaciones de significativo valor para las personas”, decía Natalia Martino a los medios.

Los mismos son distribuidos por el voluntariado en diversos locales donde se atiende a los enfermos por Covid 19. Son entregados al personal de blanco, a parientes y a los mismos pacientes. Hasta la fecha se han entregado más de dos mil kits.

La idea nació desde el mismo momento de la irrupción de la pandemia en Paraguay, precisamente en abril del 2020, teniendo en cuenta que encontraron que el principal factor común entre todos los enfermos no solamente era el padecimiento físico, sino también el emocional, el distanciamiento de sus familiares, la soledad, la angustia en los pacientes por esta situación.

La iniciativa se realizó en alianza con la Fundación Misiones Universitarias Católicas y luego continuó gracias al acompañamiento de muchas personas católicas de distintas congregaciones y hoy fue creciendo a nivel internacional con gente de Formosa que se ha contactado para poder replicar la iniciativa en su ciudad, según refirieron.

La calidez humana siempre fue ese motor de bienestar en cualquier situación. Podemos colaborar promocionando las actividades de este emprendimiento que son publicadas en su página de Facebook, así como contactando con Lourdes Colmán (0981) 482-298 o con Natalia Martino al (0981) 277-707.