Porqué se debe reducir el uso de bolsas de plástico

La bolsa de plástico es el producto estrella de nuestra cultura de usar y tirar, que malgasta grandes cantidades de materiales y energía para fabricar productos efímeros de un solo uso, muchas veces superfluos.

Según diagnósticos de generación de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), realizados por el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) con Organismos Internacionales, se estima que en promedio, por cada 100 kg de Residuos Sólidos Urbanos generados en nuestro país, 10 kg. corresponde a plástico potencialmente reciclable o valorizable. Si consideramos que la generación per cápita día por habitante promedio es de 1 kg/h/d, estimativamente en Paraguay se generan 7.000 toneladas de Residuos Sólidos Urbanos por día, de los cuales 700 toneladas son plásticos.

De todo el plástico generado, se estima que únicamente el 3% se recicla, el bajo índice de reciclaje se debe principalmente a que los generadores no separan los materiales reciclables de origen, además de la baja cobertura de recolección y la informalidad en la cadena de reciclaje. Las bolsas de plástico de un solo uso, son una parte muy importante de todo este desperdicio y en esta fecha, en la que se conmemora el Día Mundial de la Tierra, es importante hacer un llamado a la conciencia, para disminuir el uso de estas y optar por alternativas más amigables con el medioambiente.

Entre los impactos ambientales negativos que eventualmente causan la disposición inadecuada de los plásticos en general, podemos citar: la emisión de gases tóxicos, cuando los Residuos Sólidos Urbanos son incinerados a cielo abierto; son escasamente biodegradables por lo que cuando son arrastrados o vertidos en cauces hídricos afecta negativamente a las especies de la fauna acuática; asimismo, cuando estos, son vertidos en la vía pública, tapan los drenajes pluviales, causando inundación en las calles y viviendas en días de lluvia, poniendo en riesgo a la población. Es importante destacar que algunos recipientes plásticos acumulan agua pluvial, convirtiéndose en potenciales focos de proliferación de vectores transmisores de enfermedades como el Dengue.

Hablando puntualmente sobre las bolsas de plástico, es importante recordar que en Paraguay, está vigente la Ley Nº 5414/15 “De Promoción de la Disminución del Uso de Plástico Polietileno”, que tiene por objeto, regular el consumo de bolsas de polietileno de un solo uso, entregadas por supermercados, autoservicios, almacenes y comercios en general para el transporte de productos o mercaderías. Con esta normativa, las bolsas de polietileno de un solo uso deberán ser progresivamente reemplazadas por otras reutilizadas o confeccionadas con materiales biodegradables alternativos no contaminantes y reutilizables.

La Autoridad de Aplicación, de esta Ley, es el Ministerio de Industria y Comercio, institución que debe establecer, en coordinación con el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), los estándares de calidad que deberán cumplir las bolsas biodegradables y alternativas no contaminantes y reutilizables.

El problema de la contaminación por bolsas de plástico es que estas toman segundos en producirse, se gasta menos de 30 minutos desde las tiendas o comercios para llegar a la casa, tardan más de 500 años en biodegradarse y finalmente, por unos minutos, la naturaleza sufre las consecuencias de este residuo por más de 500 años”.

Madre, mejores empaques

Madre, la primera industria de bioplástico de Paraguay, una industria social de impacto medioambiental inició sus operaciones para la producción de bolsas compostables, como alternativa sustentable al problema de las bolsas de plástico.

La empresa ofrece bolsas biodegradables y compostables de distintos tipos y tamaños para comercios y para el hogar. Las mismas son capaces de biodegradarse por medio del proceso de compostaje, en un periodo entre 90 a 180 días, reintegrandose a la tierra y nutriéndola, y se presentan como una alternativa a las bolsas de plástico común que permanecen en el medioambiente contaminandolo por siglos. 

Las bolsas tienen un costo dependiendo de la medida y se presentan en paquetes de a 100, 500, y 1.000 unidades para pequeños comercios o el hogar, mientras que desde pedidos de 5.000 unidades podrán ser personalizadas.