El funeral de Felipe de Edimburgo: una ceremonia solemne

El funeral del duque de Edimburgo, difunto esposo de la reina Isabel II, fue celebrado este sábado en la capilla de San Jorge, cercana al castillo de Windsor. Al sepelio acudirron solo 30 personas, seleccionadas cuidadosamente por la reina, debido a las restricciones por la Covid.

La reina Isabel II del Reino Unido despide hoy a su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, con el que estuvo casada durante más de 70 años, que falleció el 9 de abril a los 99 años en el Castillo de Windsor.

Cortejo fúnebre ante el castillo de Windsor. Fotografía: Alastair Grant. AFP.

La monarca está acompañada por un reducido grupo integrado por 30 de los miembros más cercanos de la familia real británica, debido a las restricciones del coronavirus que prohíbe las reuniones multitudinarias y porque el príncipe había manifestado su deseo de no recibir una ceremonia de Estado.

Según el Palacio de Buckingham, que dio a conocer los detalles exactos del evento histórico para el país, el féretro será transportado horas antes desde una capilla privada del castillo en un coche fúnebre Land Rover especialmente adaptado que el mismo duque ayudó a diseñar.

El estandarte personal del Duque cubre el féretro, decorado con una corona de flores, su gorra naval y su espada.

Todos los detalles y actos previstos para hoy fueron pedidos y organizados por el propio duque antes de su muerte.

Conforme con sus deseos no se pronunciará ningún sermón durante el servicio real y el evento celebrará «la lealtad inquebrantable» del duque a la soberana, así como su servicio a la nación y su «coraje», según indicó en un comunicado el Palacio de Buckingham.

El servicio de misa estuvo a cargo del deán de Windsor y del arzobispo de Canterbury, el cortejo fúnebre comenzó antes su procesión en un acto de carácter militar, debido a la especial relación que siempre mantuvo el consorte de la monarca británica con la Royal Navy (Marina).

Los miembros de la realeza no usan uniforme militar en el funeral del príncipe Felipe y en su lugar, llevan traje.

Los restos mortales del duque de Edimburgo serán depositados en el panteón real bajo la capilla de San Jorge. Aunque el ataúd del príncipe Felipe, consorte de la reina Isabel II durante 73 años, yacerá inicialmente en esa cripta, está dispuesto que cuando la monarca británica muera, se le trasladará a la capilla conmemorativa del rey Jorge VI de la iglesia gótica para que el matrimonio esté enterrado en el mismo lugar.

Ese diminuto templo conmemorativo familiar, situado en Windsor, cobija además los restos mortales del padre de la reina, Jorge VI, la reina madre y la hermana pequeña de Isabel II, la princesa Margarita.

Este sábado, tras finalizar el servicio, el ataúd del duque será bajado con una maquinaria eléctrica a la cripta real bajo la capilla de San Jorge, donde se situará en un catafalco sobre una losa de mármol.

La reina y la familia real comenzaron un duelo que se extenderá durante dos semanas, mientras que el Reino Unido entró hace ocho días en un luto nacional, donde las banderas están a media asta, los presentadores de televisión visten de negro y el Parlamento no puede aprobar ninguna nueva ley.