A un año de la desaparición de la niña en Emboscada

El 15 de abril del año pasado se produjo la desaparición de la niña que se encontraba en una propiedad ubicada en Emboscada, Departamento de Cordillera. El Ministerio Público aún no logra dar con su paradero.

Pasaron 365 días desde que la pequeña fue vista por última vez en la propiedad de su padrastro ubicada en la localidad de Emboscada, pero hasta la fecha nada se sabe sobre su destino.

La niña desapareció en la tarde del 15 de abril cuando supuestamente paseaba con las cabras que adoptó como nuevas amigas. El caso tuvo un alto impacto social e incluso se produjeron varias movilizaciones ciudadanas para exigir resultados en las investigaciones. 

El coordinador de la investigación y jefe del departamento Contra el Crimen Organizado, comisario César Silguero, recordó que “tuvieron que pasar más de 24 horas para que las autoridades locales sepan del hecho, primero la comisaría jurisdiccional y el Ministerio Público y, un poquito más tarde, 48 horas después, para que las unidades especializadas de la Policía tomen participación”.

La Fiscalía espera los resultados de muestras de ADN y la colaboración del padre biológico de la niña para las tomas.

El agente fiscal dijo que recién ahora se puede seguir con el deslacrado de las 29 cajas incautadas en el marco de las sospechas de pornografía infantil contra el padrastro.

El padrastro de la niña desaparecida fue imputado por el supuesto hecho de violación del deber del cuidado y abandono, luego se amplió la causa a pornografía infantil. Mientras que la madre de la niña también está con prisión preventiva, tras ser imputada por violación del deber del cuidado y abandono.

Ambos tienen un proceso abierto por desacato debido a que se negaron a someterse a las pruebas de ADN dispuestas por diferentes Juzgados.

Tras cumplirse un año de que se abrió la búsqueda de la pequeña francesa, finalmente, la mamá declarará mañana viernes ante el Ministerio Público y el alemán, el lunes. En todo este tiempo, ambos se llamaron a silencio.

El Ministerio Público depende en gran parte de los datos que puedan ser brindados por los detenidos. 

Los nombres de la niña y de sus padres se omiten en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez, que prohíbe la publicación de datos que posibiliten identificar a los menores de edad en condición de víctimas de hechos punibles.