Nueva Zelanda aumenta el salario mínimo y sube impuesto a los más ricos

Nueva Zelanda ha tomado una medida social para paliar los efectos de la crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19: aumentará el salario mínimo por hora y subirá los impuestos a los más ricos.

Nueva Zelanda ha sido uno de los países que mejor supo contener la pandemia, con apenas 2501 casos detectados desde el inicio de la pandemia, y 26 muertos en total. Esto se dio bajo el liderazgo de Jacida Adern, quien fue reelecta en octubre pasado con el 49,2% de los votos, más de 20 puntos porcentuales por encima de su contrincante. Ahora, ha decidido aumentar salarios e impuestos para superar los daños producidos por la COVID-19.

El salario mínimo se elevará de 18,90 NZD (13,19 USD o 11,27 EUR) a 20 NZD (13,96 USD o 11,93 EUR) por hora, lo que beneficiará a 175.000 personas. Según datos del Ministerio de Desarrollo Social de Nueva Zelanda, las empresas del país han contratado más personal desde principios de año, aunque todavía hay más de 200.000 personas que reciben las ayudas de desempleo, casi 60.000 más que a mediados de marzo, cuando comenzó la pandemia.

El impuesto aumentará hasta el 39% de los ingresos de las personas que ganen más de 180.000 NZD (125.654 USD o 107.316 EUR), cuando antes el tope era del 33 por ciento. Esta medida afectará al 2% de la población.

Según las estimaciones oficiales, gracias a estas medidas tributarias se proveerá de unos 550 millones NZD (384 millones USD o 328 millones EUR) adicionales a las arcas del fisco para el año financiero de 2021, y de 634 millones NZD (443 millones USD o 378 millones EUR) para el 2024.