La Semana Santa en Tañarandy “es un ejercicio de creatividad”

Con 30 años desde su creación, la procesión en Tañarandy es sin dudas uno de los eventos religiosos y culturales más importantes del Paraguay durante la Semana Santa, sin embargo, la segunda ola de la pandemia del Covid-19, ha obligado a su suspensión este año. El artista plástico Koki Ruiz, uno de los principales organizadores del evento, nos habla acerca de lo que significa para él y para la comunidad este evento.

En medio de todas las malas noticias que acarrea la pandemia, ayer se dio a conocer que este año no habrá procesión en Tañarandy este año, una actividad que atrae a turistas y fieles tanto de Paraguay como de otros países, por la envergadura del montaje y el impacto visual que genera su apartado artístico y cultural.

“Para nosotros es difícil, realmente es una pena no poder hacer nuestra Semana Santa, pero porque no es posible, porque estamos en un punto rojo en cuanto a que somos un departamento (Misiones) de muy alto contagio y eso nos impide juntarnos para trabajar”, dice a Mayoría el artista plástico Delfín Ruíz Pérez, o simplemente Koki Ruíz.

Para Koki y la comunidad, “la Semana Santa es un ejercicio todos los años de la creatividad; de eso se trata Tañarandy, un ejercicio de creatividad”, y agrega que de este ejercicio creativo también participa el público que asiste, los que se suman como voluntarios, los actores y todos aquellos que se suman y provienen de distintas partes del país para sumar su granito de arena al evento.

Koki Ruíz.

Uno de los valores más importantes que destaca el artista, es la participación de los estacioneros. “Con ellos se puede revivir con el canto del estacionero, una de las más antiguas del género musical, que se remonta a la época de la Colonia. El canto del estacionero es un canto religioso y permanece con el mismo estilo desde esos tiempos”.

“La participación de la gente, encendiendo sus velas, es muy importante para nosotros, es la forma que el público se suma al evento. No solamente son pasivos digamos mirando la celebración sino más bien participan en todo momento”, resalta.

Para poder concebir la Semana Santa, se requiere de un trabajo de por lo menos dos meses y medio – nos comenta – que comienza con un puñado de personas y se extiende a casi dos centenares para el día de la realización.

 “Para eso necesitamos que la gente esté. Para nosotros la obra de arte es el trabajo que hacemos a lo largo de dos meses y medio, en eso consiste para nosotros: el arte es el proceso, no el producto”, dice Ruiz.

La imposibilidad de poder reunirse a causa de la pandemia, ha hecho que este año se ausente la procesión en Tañarandy.

Semana santa 2020 en modo Covid

Koki Ruiz recordó que en 2020 realizaron una Semana Santa atípica porque acababa de iniciar la pandemia, pero aún no había casos registrados en el departamento de Misiones. Detalló que para esa oportunidad, internos de la Penitenciaría Regional de San Juan Bautista participaron de la realización y hasta se pudo hacer una procesión en el patio del recinto penitenciario.

“Ya estábamos en cuarentena, pero como en la Penitenciaría no había ningún caso, estaban libre de casos, tampoco en Misiones, nosotros fuimos en un pequeño grupo a enseñarles, mostrarles cómo hacer los trabajos. Fue una experiencia muy interesante desde el aspecto artístico, espiritual, hacer (la procesión) dentro del patio fue algo muy importante”, exclamó.

Lamenta que este año, la cantidad de contagios haya frustrado la realización de la Semana Santa en Tañarandy. “Este año es un año diferente, con demasiados contagios y tuvimos que resignar porque no nos pudimos preparar en todo este tiempo. La gente comprende bien la gravedad de la situación, están expectantes a que se normalice, y saben que volveremos más fortalecidos, ese es el sentir de todos”, finalizó.