La NASA pone fecha al primer vuelo de un helicóptero en Marte

El helicóptero Ingenuity, que ha viajado a bordo del rover Perseverance, sobrevolará Marte en una prueba tecnológica.

Después de conseguir las primeras grabaciones de un aterrizaje en Marte y probar que todos los sistemas están listos y han sobrevivido en perfectas condiciones al viaje de casi siete meses que emprendió desde la Tierra el pasado mes de julio, el próximo mes de abril se propone conseguir otro hito más.

La NASA tiene prevista la fecha del próximo 8 de abril para el primer vuelo controlado sobre Marte del helicóptero Ingenuity. Pero antes de que el helicóptero de 1,8 kilogramos pueda intentar su primer vuelo, tanto él como su equipo deben cumplir una serie de hitos abrumadores.

Lea más: En busca de vida y sonidos de la superficie de Marte

Ingenuity actualmente permanece adherido al rover Perseverance de la Nasa, que aterrizó en Marte el pasado 18 de febrero. El domingo pasado, el rover desplegó el escudo de escombros compuesto de grafito con forma de caja de guitarra que protegió a Ingenuity durante el aterrizaje. El rover se encuentra actualmente en tránsito hacia el “aeródromo” donde Ingenuity intentará volar. Una vez desplegado, Ingenuity tendrá 31 días para realizar su campaña de vuelos de prueba.

El helicóptero Ingenuity (arriba) todavía enganchado al rover Perseverance después de que se desprendiera su pantalla protectora (abajo). Fotografía: NASA.

«Va a ser el día más estresante, sin duda», decía Farah Alibay, jefa de integración entre el Ingenuity y Perseverance. «Una vez que comenzamos el despliegue no hay vuelta atrás. Todas las actividades están estrechamente coordinadas, son irreversibles y dependen unas de otras. Si hay un solo indicio de que algo no va como se esperaba, podemos decidir esperar un sol o más hasta que tengamos una mejor idea de lo que está sucediendo».

Los siguientes pasos

El proceso de despliegue del helicóptero tomará unos seis soles marcianos (lo que equivale a seis días y cuatro horas en la Tierra). En el primer sol, el equipo en la Tierra activará un dispositivo para romper los tornillos, liberando un mecanismo de bloqueo que ahora ayuda a sostener el helicóptero firmemente contra el vientre del rover durante el lanzamiento y el aterrizaje en Marte. El siguiente sol dispararán un dispositivo pirotécnico cortacables, lo que permitirá que el brazo mecanizado que sostiene a Ingenuity comience a girar el helicóptero fuera de su posición horizontal. Aquí también es cuando el helicóptero extenderá dos de sus cuatro patas de aterrizaje.

Durante el tercer sol de la secuencia de despliegue, un pequeño motor eléctrico terminará de girar Ingenuity hasta engancharse, poniendo al helicóptero en posición vertical. Durante el cuarto sol, las dos últimas patas de aterrizaje encajaran en su posición. En el quinto sol de implementación, el equipo aprovechará la última oportunidad para utilizar Perseverance como fuente de energía y cargar las seis celdas de batería de Ingenuity. Pero a partir de aquí, el helicóptero quedará solo y necesitará de 25 horas para recargar sus baterías bajo el sol marciano.

Ilustración del Ingenuity Helicopter de la NASA volando en Marte. Imagen: NASA/JPL-Caltech

El primer vuelo será ‘simple’, aunque «todo un reto», según han asegurado desde la NASA. Una vez que el equipo esté listo para la primera prueba, Perseverance recibirá y transmitirá al Ingenuity las instrucciones de vuelo finales de los controladores de la misión. «Varios factores determinarán el tiempo preciso para el vuelo, incluido el análisis de los patrones de viento locales además de las mediciones tomadas por el Analizador de dinámica ambiental de Marte (MEDA) a bordo del Perseverance. Ingenuity hará funcionar sus rotores a 2.537 rpm y, si todas las autocomprobaciones finales se muestran correctas, despegará», explican. Después llegará el momento más esperado: ascenderá a una velocidad de un metro por segundo hasta los tres metros de altura, donde permanecerá 30 segundos. Después, el helicóptero descenderá y aterrizará de nuevo sobre Marte.

Como una nave espacial

«En realidad Ingenuity es como una nave espacial: tendrá que despegar, volar y aterrizar, además de soportar todas las duras condiciones de la superficie marciana», afirmó Bob Balaram, jefe de ingenieros del Ingenuity. Porque volar un avión en Marte es, ciertamente, muy diferente que hacerlo en nuestro planeta. El planeta rojo tiene una gravedad menor (alrededor de un tercio de la de la Tierra y, por eso, los astronautas que viajen allí pesarán la mitad en sus dominios), y su atmósfera es más tenue. Además, durante el día marciano, la superficie del planeta recibe solo la mitad de la cantidad de energía solar, mientras que las temperaturas nocturnas pueden descender hasta menos 130 grados Fahrenheit (menos 90 grados Celsius), lo que puede congelar y agrietar componentes eléctricos del helicóptero.

«Cada paso que hemos dado desde que comenzó este viaje hace seis años ha sido un territorio inexplorado en la historia de las aeronaves -señaló Balaram-. Y aunque ser desplegado en la superficie será un gran desafío, sobrevivir esa primera noche solo en Marte, sin la protección del rover, será un desafío aún más grande».

Una nueva instantánea histórica

Varias horas después de que se haya producido el primer vuelo, Perseverance bajará el primer conjunto de datos de ingeniería de Ingenuity y, posiblemente, imágenes y videos de las cámaras de navegación y Mastcam-Z del rover. A partir de los datos descargados esa primera noche después del vuelo, el equipo de Mars Helicopter espera poder determinar si su primer intento de volar a Marte fue un éxito.