Día Mundial del Síndrome de Down y la importancia de generar conciencia pública

El domingo 21 de marzo se celebra el Día del Síndrome de Down, en esta fecha se recuerda la dignidad inherente de las personas con esta particularidad y sus valiosas contribuciones al bienestar y la diversidad de las comunidades.

El Día Mundial del Síndrome de Down se celebra con el objetivo principal de fomentar la conciencia ciudadana y resaltar la importancia de la autonomía e independencia individual de las personas con esta condición, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

Lo más habitual es que las personas al nacer tengan 46 cromosomas, pero los que sufren Síndrome de Down tienen un número mayor. Es decir, se trata de una alteración causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21, lo que se traduce en discapacidad intelectual.

¿Por qué el 21 de marzo?

Aún no hay una explicación de la existencia de esta alteración genética, pero se piensa que puede deberse a un proceso de división defectuoso que origina un cromosoma más, llamado trisomía 21. Precisamente por este motivo, el día 21 del tercer mes del año (marzo) se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down, para simbolizar esa trisomía.

El Día Mundial del Síndrome de Down fue designado en diciembre del año 2011 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Con esta celebración, se pretende crear una mayor conciencia pública sobre esta alteración genética, así como valorar su contribución a la sociedad.

Además, esta jornada se conmemora porque se quiere resaltar la importancia de la autonomía e independencia individual de las personas con Síndrome de Down, más concretamente, se quiere incidir en la libertad de estas personas para tomar sus propias decisiones porque son perfectamente capaces de ello.

¿Qué tiene que ver con los calcetines?

Si has visto fotografías en redes sociales de personas con calcetines diferentes, esto está relacionado con el Día Mundial del Síndrome de Down. Es una iniciativa que quiere, precisamente, remarcar la belleza de la diversidad y la tolerancia hacia estas personas con una alteración de cromosomas.

Esta simbólica idea la tuvo una niña británica llamada Chloe Lennon que, desde 2017, se le ocurrió pedir que todo el mundo se pusiese calcetines diferentes este día. Y, desde entonces, muchas personas se han sumado a la iniciativa: famosos, políticos, instituciones, entidades deportivas, etc.

El derecho de las personas con Síndrome de Down a la igualdad, oportunidad y felicidad plena es innegable, y deben disfrutar de los mismos privilegios que el resto en la sociedad actual.

Gracias a todos los avances médicos y sociales, su inclusión es cada vez mayor y su esperanza de vida ha aumentado notablemente (actualmente, cerca del 80% supera los 50 años de edad).