El congreso español aprueba la ley de eutanasia

España se convirtió hoy en el sexto país del mundo en legalizar el suicidio asistido, sumándose a Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia.

El Parlamento español aprobó este jueves una ley para regularizar la eutanasia y el suicidio asistido. La ley había sido propuesta por el gobierno del socialista Pedro Sánchez, y entrará en vigor en tres meses. La ley, que fue ampliamente discutida, fue aprobada en la cámara de Diputados con 202 votos a favor, 2 abstenciones y 141 votos en contra, principalmente de partidos de derecha.

La ley aprobada permitirá que las personas que sufran una enfermedad «grave e incurable» o un padecimiento «crónico e imposibilitante» puedan solicitar ayuda para morir y así evitarse un sufrimiento intolerable.

El interesado –si está consciente– debe solicitar la eutanasia primero dos veces por escrito (o por otro medio si no puede escribir). Después de cada petición se produce una reunión con el médico, en la que confirma su intención. Luego una comisión de evaluación se pronuncia y el paciente de nuevo se reafirma en su deseo.

Además, puede pedir la eutanasia cualquier persona con nacionalidad o residencia en España o con certificado de empadronamiento que demuestre que lleva más de un año en el país, que sea mayor de edad y consciente en el momento de expresar la solicitud.

Hay que tener en cuenta que con la nueva ley de eutanasia no son los profesionales quienes deciden, sino el paciente, por lo que la nueva ley también habla de un posible registro de objetores para garantizar que en cualquier hospital habrá alguien que sí atienda una petición.