Israel utilizará pulseras electrónicas para controlar el cumplimiento de la cuarentena

La cámara de diputados aprobó ayer la medida, que será aplicada a todos aquellos que regresen a Israel y den negativo al test obligatorio realizado en el aeropuerto.

El Parlamento israelí aprobó ayer el uso de una pulsera electrónica para controlar la cuarentena obligatoria que deben realizar todos los que regresan al país. «Aquellos que se nieguen a ser monitorizados electrónicamente o que no cumplan con los requisitos determinados por la ley, serán enviados a un hotel gestionado por el Gobierno para la cuarentena», ha informó la Cámara.

El proyecto contempla que el dispositivo sea llevado en la muñeca o el tobillo para ubicar a su usuario a través de Bluetooth y GPS.

Quienes vuelvan del extranjero deberán realizarse una prueba de coronavirus en el aeropuerto, y si dan negativo podrán recibir la pulsera. El brazalete controlará la ubicación de los usuarios a través de tecnología Bluetooth y GPS, conectada a los móviles personales, y enviará una notificación a las autoridades si violan el período de aislamiento obligatorio.

Israel tiene restringida la entrada de turistas desde el inicio de la pandemia y solo permite el ingreso de ciudadanos o residentes en el país. Los diputados a favor de la controvertida medida advierten de que la entrada de «una nueva variante puede causar resistencia a la vacunación», y defienden que esta es la «estrategia elegida (por Israel) para salir de la pandemia».

En Israel más de 4 millones de personas fueron vacunadas, y junto con Chile es el país con mayor porcentaje de población inmunizada. Las autoridades incluso analizan ahora levantar el uso obligatorio de mascarillas en los espacios públicos