¿Qué se puede comprar en vez de balines y gases lacrimógenos?

Ante las manifestaciones que se realizaron en todo el país en los últimos días, la Policía Nacional realizó un llamado a licitación para adquirir municiones como balines de goma y gases lacrimógenos, utilizados para reprimir a las personas en las protestas. El monto del llamado alcanza alrededor de 360.000 dólares, lo que podría destinarse para responder reclamos ciudadanos como la falta de insumos en los hospitales o la precariedad de las escuelas.

Recientemente se viralizó en redes una licitación realizada por la Policía Nacional para la compra de municiones. Los ítems licitados incluyen balines de goma, gases lacrimógenos en aerosol, granadas de mano lacrimógenas, lanzador de granadas lacrimógenas, proyectiles de 5.56, 9, 12 y 38 milímetros, y cartuchos de emisión lacrimógena para lanzador semiautomático.

La licitación se da dentro del contexto de más de una semana de manifestaciones contra el gobierno en todo el país, en las que se registraron enfrentamientos con la policía. Decenas de personas resultaron heridas en la primera de esta serie de manifestaciones, realizada el viernes 5 de marzo.

Las manifestaciones tuvieron como detonante la falta de insumos en los hospitales públicos, denunciada por los mismos médicos. Múltiples familias apostadas en las afueras del hospital relataron a la prensa que deben comprar medicamentos que les solicitan desde el hospital con un costo elevado, por lo que deben vender sus pertenencias y endeudarse para salvar a su ser querido. Las drogas en falta eran el Atracurio y Midazolan, utilizadas para tratar a pacientes en terapia intensiva.

El monto total de la licitación de la Policía Nacional alcanza 2.325.981.893 guaraníes, lo que al cambio actual se traduce en alrededor de 360.000 dólares. Según la directora general de Vigilancia Sanitaria, el Ministerio de Salud está comprando casi todas las provisiones de Atracurio y Midazolan del sector privado, en el que tiene un costo de 90.000 guaraníes por ampolla, alrededor de 14 dólares. Con el dinero destinado a las municiones se podrían haber comprado más de 25.000 dosis de Atracurio.

Si bien la falta de insumos fue la chispa que encendió la movilización ciudadana, la ciudadanía ya estaba harta de otros problemas graves, como la precariedad de las escuelas públicas, que no fueron adecuadas ni reparadas para el inicio de clases, arriesgando la integridad física de miles de niños y niñas. Con el monto destinado a la compra de municiones se podrían haber reparado 38 aulas, o 46 sanitarios de escuelas públicas del país. Según un informe elaborado por el Observatorio educativo ciudadano es necesario reparar 12.939 aulas y 3475 sanitarios de escuelas.

Otro reclamo ciudadano es la falta de vacunas. Paraguay es el país que menos vacunas ha comprado en toda Sudamérica, y la vacunación alcanzó a menos de 8.000 personas hasta el momento. Con el monto licitado para municiones se podrían haber comprado alrededor de 36.000 dosis de la vacuna Sputnik V, que fue la adquirida por el gobierno paraguayo, o 120.000 dosis de la vacuna de AstraZeneca, que será la vacuna donada por Taiwán.

Si bien cada institución cuenta con su propio presupuesto, es interesante ver cómo los recursos que son destinados para reprimir al pueblo podrían servir para paliar problemas urgentes en otras áreas.