Unos labios más atractivos y sin dolor

A veces nuestra apariencia necesita un pequeño empujón para realzar nuestra belleza natural y para ello, tener unos labios bien definidos es clave. Gracias a una pequeña intervención, es posible darle a nuestros labios un toque extra de glamour.

Con el avance de la medicina estética, vernos mejor cada vez es más fácil y por sobre todo menos doloroso. El procedimiento de relleno de labios lleva pocos minutos y ofrece una satisfacción estética garantizada, tanto en hombres como mujeres.

La Dra. Alma Yegros, especialista en Medicina Estética, nos comenta que actualmente este procedimiento se realiza con la aplicación de Ácido hialurónico, un producto seguro, ya que es una sustancia producida por nuestro propio cuerpo y por ello el riesgo de rechazo es mínimo o nulo.

El ácido hialurónico es un producto muy noble; es una sustancia que nuestro cuerpo produce de por sí, entonces no corremos casi riesgos de rechazo o alergia, a menos que estén mezclados con otro producto como la lidocaína. Las bondades que este producto nos ofrece son las que me permiten moldear el rostro a gusto mío y del paciente”, refiere la especialista.

Destaca que uno de los mayores beneficios del ácido hialurónico es la captación de agua, por lo que, a la zona tratada, en este caso los labios, le proporciona una hidratación y suavidad en forma instantánea.

Otro beneficio que antes no veíamos con otros productos, es que este es reabsorbible (no es permanente) y además cuenta con antídoto en caso de que el paciente quiera retirárselo antes de cumplir el período de reabsorción”, explica.

Detalla que existen diferentes densidades (reticulaciones) de ácido hialurónico; la que se utiliza para el relleno de labios – dependiendo de lo que busque el paciente – puede ser de baja o media reticulación, entonces se garantiza una duración mínima de 6 meses y puede extenderse hasta por 18 meses en el sitio de aplicación.

Los pacientes que se someten a este tratamiento estético, tienen un tiempo de recuperación variable, ya que puede existir edema y pequeños hematomas (ambos transitorios), pero en promedio a los 15-22 días se puede ver el resultado final, resalta la especialista.

Dra. Alma Yegros.

Uno de los principales temores a la hora de animarse, es el dolor, aunque la Dra. Yegros asegura que no hay nada qué temer. “El procedimiento molesta un poquito, pero es bastante tolerable ya que utilizo anestesia tópica de formulación propia, mis pacientes refieren que adoran esta fórmula única en Paraguay”, menciona.

Como cualquier tratamiento invasivo – refiere la Dra. Yegros – puede conllevar a efectos secundarios indeseados más no inesperados, como el bloqueo de algún vaso sanguíneo y posterior necrosis del tejido; esta complicación es la más temida y debe ser tratada con rapidez.

“La persona que realice este procedimiento debe ser un médico especialista, ya que nosotros culminamos la carrera de Medicina y, por ende, contamos con una fuerte base en anatomía del rostro y cuerpo”, resalta.