Cómo reducir la sal en nuestras comidas para una alimentación más saludable  

Numerosas investigaciones científicas desalientan el uso excesivo de la sal y recomiendan sustitutos naturales, entre ellas las especias, que además realzan el sabor de las comidas.  

La albahaca, orégano, romero, cilantro, tomillo, clavo, comino, pimienta, son algunas de las principales recomendaciones. Son baratas y en muchos casos se pueden plantar en una simple maceta. Además resaltan el sabor de los alimentos y, en muchos casos, también los aromatizan.

Otros sustitutos sencillos son el ajo y la cebolla, habituales en cualquier cocina, aportan aroma y sabor, aunque no todas las personas toleran su olor o sabor. Pueden utilizarse frescos, fritos, salteados o en polvo, incluso algunas marcas de condimentos directamente las bautizan como sal de ajo o sal de cebolla.

Los cítricos, como el limón y otras frutas también son buenos sustitutos. El zumo de limón, tradicionalmente, es un sustituto de la sal por su gusto fresco e intenso. Es un alimento extremadamente sano que ayuda a perder peso y a disminuir la presión sanguínea.

Se puede combinar con cualquier alimento, aunque casa muy bien con carnes y vegetales. También la naranja, la lima o las mandarinas son muy recomendables para diversos tipos de salsas o aderezos.

Los aceites de oliva que ya de por sí añaden un importante componente de sabor a muchas comidas. Pueden resultar caros a simple vista, pero hay que tener en cuenta que basta un simple chorrito para alegrar muchas comidas, como ensaladas o pescados.

Asimismo, el vinagre combina de maravilla con un buen aceite en las ensaladas y también en solitario para legumbres, marinados (carnes y pescados), salsas, entre otros.

Cabe señalar que la “Semana Mundial de Concientización sobre la Sal”, se celebra del 04 al 10 de marzo, y apunta a sensibilizar a la población sobre la importancia de la reducción del consumo excesivo de sal y sodio mediante diversas estrategias, que incluyen la eliminación de saleros de la mesa, añadir menos sal al preparar alimentos, condimentar con hierbas naturales en lugar de sal, y alentar, a la industria alimentaria a reducir la cantidad de sal y sodio que agregan a los alimentos procesados.

¿Cuánta sal necesitamos diariamente?

Según estudios realizados por diversas universidades y organismos sanitarios internacionales, como la Organización Mundial de la Salud, la recomendación para una persona sana y con una actividad normal es de menos de cinco gramos de sal al día, lo que supone unos dos gramos de sodio.

Esta cantidad, que viene a ser una cucharita de café, supone reducir prácticamente a la mitad, según la Sociedad Paraguaya de Cardiología.