Mascarillas, aliadas de la piel de nuestro rostro

La Dra. Alma Yegros, especialista en medicina estética y regenerativa, nos explica lo que hay que tener en cuenta a la hora de aplicarse mascarillas faciales.

Una mascarilla facial es un producto de uso cosmético, de textura normalmente cremosa o en gel, que se aplica ocasionalmente en la piel del rostro para mejorar la salud de la misma, nos comenta la especialista.

“A la hora de elegir podemos encontrar una amplia variedad de productos, cada uno de ellos va a ofrecer diferentes beneficios a nuestra piel. Un factor muy importante a la hora de escogerlas, además de efecto que busquemos obtener, es el tipo de piel que tengamos”, detalla.

Como todo producto estético, las mascarillas poseen especificaciones para cada tipo de piel:

  • De arcilla: Para eliminar impurezas y exceso de sebo. Se activa con agua. 15-20 minutos en la piel.
  • Peel off: Para extracción de puntos negros, aunque fueron perdiendo popularidad por producir irritación y otras molestias.
  • De velo: Máscara de celulosa que viene empapada en una loción con principios activos. Actualmente las mas utilizadas. 15-20 min.
  • Burbuja: Mascarilla relativamente nueva en el mercado. Compuestos de arcilla, carbón y otros. Se utiliza para retirar impurezas. Cuando deje de hacer burbujas es momento de retirarla.
  • Exfoliantes: Unicamente para exfoliar, como lo dice su nombre. Tener en cuenta el tipo de piel a la hora de elegir este tipo de mascarilla, realizar un suave masaje por unos minutos y aclarar con agua.
  • De oro: ¡Sí, tienen oro! Se utilizan para renovación celular y mejorar la circulación. 15-20 min.
  • Magnéticas: Es utilizado para antienvejecimiento, también aportan luminosidad y tonicidad a la piel. Lo mejor es que estas mascarillas te las hagas en alguna cabina cosmetológica.
  • Efecto lifting: Estos más bien son parches para zonas específicas del rostro, como las ojeras y papada por ejemplo. 15-20 minutos son suficientes.

Además del tipo de piel, para el uso efectivo de estos productos, es muy importante conocer la frecuencia de uso, ya que no es recomendable utilizarla a diario, “Lo ideal es una o  dos veces por semana, pudiendo variar de acuerdo al tipo de piel y a la época del año, por ejemplo las pieles secas que sufren aún más en invierno, y las pieles seborreicas que presentan más problemas en verano, es durante estas temporadas que se deben intensificar los tratamientos”, ejemplifica la Dra. Yegros.

Sostiene que el mejor momento del día para aplicarse una mascarilla es al final de la jornada, antes de descansar, cuando la piel comience su proceso de regeneración celular diario.

“Si es la primera vez que utilizarás alguna mascarilla, no olvides hacer una pequeña prueba en otra parte y así evitas el mal rato de ardor y/o alergias”, subraya.

LA COMIDA NO DEBE IR EN EL ROSTRO

Dra. Alma Yegros.

Como estudiosa de la estética facial, la Dra. Yegros sale al paso de las tradicionales y muy populares mascarillas caseras, que por lo general son demostradas por “influencers” en redes sociales, pero resalta que esto puede ser nocivo para nuestra piel.

“Con las mascarillas caseras no estoy de acuerdo para nada. Normalmente están hechas con cosas que tenemos en casa, más específicamente con comida. Esto puede acarrear problemas graves porque podemos lastimar gravemente La piel con algún ingrediente ‘noble. La comida debe ser para el estómago, no para el rostro”, exclama.

La utilización de combinados de frutas, verduras y otros elementos que tenemos en casa, sobre la piel del rostro puede terminar generando serias consecuencias. “He recibido pacientes con manchas y quemaduras a causa de estas prácticas en casa”, alerta.

Expone que antes de aplicarse mascarillas faciales, lo ideal sería consultar con un profesional médico para una indicación adecuada, “pero como sabemos que no siempre sucede esto, puede comenzar con mascarillas hidratantes que contengan activos muy suaves y generosos con la piel, como el ácido hialurónico que daño nunca hará”, puntualiza.