Participación Republicana apunta a cumplir con una deuda histórica con San Lorenzo

El nuevo movimiento Participación Republicana, presentará precandidatos en 60 distritos del país en las próximas elecciones internas, de cara a las municipales. Luis Alberto “Lucho” Gill, precandidato a concejal de San Lorenzo, nos comenta sobre el nuevo movimiento y los desafíos de levantar a una de las ciudades más importantes de Central.

Participación Republicana fue recientemente creada por la senadora Lilian Samaniego, y entre sus precandidatos opta por figuras nuevas y jóvenes, como Lucho Gill, quien comenta a Mayoría que decidió a lanzarse a la política al ver que ninguna de las últimas autoridades logró hacer mucho por San Lorenzo.

Asegura que con este nuevo movimiento apuntan a crear su propia identidad, lejos de los grandes movimientos del partido, y buscan dar oportunidad y participación a los buenos colorados. “Somos un movimiento aperturista, escuchamos a todos los colorados y les damos espacio político a los jóvenes para que demuestren su capacidad y así poder renovar el partido”.

PROYECTOS

Gill sostiene que en caso de ser elegido como concejal, desde su posición impulsará el ordenamiento del tránsito en el microcentro de San Lorenzo, a través de la utilización de parquímetros, también proyecta la creación de un paseo exclusivo para vehículos livianos, que también permita circular con seguridad a peatones y ciclistas.

Además del ordenamiento territorial, también propone establecer un sistema de becas a ser otorgadas a los mejores alumnos de la ciudad y en el ámbito de la cultura, fomentar los viernes de peña para exponer e impulsar a los artistas sanlorenzanos, para quienes buscará también capacitaciones que les permita proyectarse profesionalmente en el mundo del arte.

Otro de los puntos de su campaña, será fomentar días de gobierno municipal en los barrios. “Con esto quiero escuchar las inquietudes que los sanlorenzanos puedan tener, porque el concejal es un representante genuino de los vecinos, quiero ser un concejal de la calle, no de oficina. Yo quiero limpiarle la cara a San Lorenzo, porque esta muy deteriorada y eso da vergüenza”, afirmó.

AÑOS DE MALA GERSTIÓN

El gallo colorado, como lo llaman de cariño, confiesa que le causa tristeza el estado de San Lorenzo, ya que la ciudad es conocida por la mala gestión administrativa y política. “Siempre se ha tomado un caudillaje, elegirle a un caudillo, sin tener preparación en administración pública”, expresa.

Sin embargo, afirma que es posible cambiarle la cara a la ciudad, con nuevas caras y gente preparada. “Hay que tener visión de cambio, hay que dar soluciones rápidas, especificas a los ciudadanos. Con visión y profesionalismo podemos hacer el cambio”, finalizó Gill.